El alcohol: Uno de los factores de riesgo más peligrosos del cáncer

  Consejos, Enfermedades, Estudios, Medicina

AlcoholTodos sabemos que el alcohol es uno de los principales factores de riesgo del cáncer de hígado. Sin embargo, un reciente estudio realizado por expertos de la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda, y publicado en la revista Addiction ha desvelado que el alcohol también puede ser un factor de riesgo importante en otros 6 tipos de cáncer.

Más alcohol, mayor riesgo de cáncer

La investigación analizó la información recopilada durante 10 años por la Fundación Mundial de Investigación del Cáncer, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y el Grupo Global de Alcoholismo. En solo un año murieron cerca de medio millón de personas a causa del cáncer provocado por el consumo de alcohol, lo que representa el 5,8% de las muertes por cáncer en todo el mundo.

A partir del análisis de estos datos, los investigadores encontraron que el consumo de alcohol estaba relacionado con un riesgo mayor de desarrollar no solo cáncer de hígado, sino también cáncer bucal, de garganta, de laringe y en el esófago, así como cáncer de colon, de mamas y en los intestinos. Como era de esperarse la cantidad de alcohol consumida estaba relacionada directamente con la aparición del cáncer de manera que mientras más alcohol se consumía, mayor era el riesgo de desarrollar cáncer.

De hecho, los investigadores hallaron que las mujeres que consumieron tan solo dos unidades del alcohol al día tenían un 16% más de posibilidades de contraer cáncer de mama, mientras que las que ingerían cinco unidades diarias tenían un 40% más de riesgo. Estudios anteriores han encontrado que quienes consumen 3,5 unidades de alcohol o más al día tienen un riesgo dos o tres veces más de padecer cáncer bucal, de garganta o laringe y 1,5 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de colon.

La buena noticia es que en el estudio se desveló que cuando las personas dejaban de beber, si bien no se eliminaba el riesgo potencial de desarrollar cáncer ya que los efectos negativos del alcohol son acumulativos, sí se reducían las probabilidades de padecer la enfermedad a largo plazo. En práctica, más tiempo pasaban sin beber las personas, más se reducía el riesgo de padecer cáncer.

Deja un comentario