3 mitos veraniegos completamente falsos

  Consejos, Salud y belleza

Protección solarCon la llegada del verano es natural que tomemos algunas precauciones para protegernos de los efectos del sol y las altas temperaturas. Sin embargo, existen muchísimos mitos en torno a estos cuidados que han pasado de una generación a otra, pero que en realidad son totalmente falsos. Te desvelamos algunos de los más comunes y te explicamos qué debes hacer.

Los mitos más comunes en torno al verano

1. Solo puedes sufrir un golpe de calor si estás expuesto al sol. Los golpes de calor se producen por el efecto de las altas temperaturas en nuestro organismo y pueden provocar desde deshidratación y mareos hasta sensación de fatiga e incluso asfixia. Sin embargo, aunque la mayoría de las personas sufren los golpes de calor cuando se exponen al sol, sus efectos también pueden aparecer cuando estás a la sombra y la temperatura es demasiado elevada. Si en verdad quieres protegerte de los golpes de calor cuando la temperatura es demasiado alta lo ideal es refugiarte en un sitio fresco a la sombra, en el que circule el aire.

2. Las bebidas energizantes son la mejor opción para reponer energías. El efecto de las altas temperaturas durante el verano hace que pierdas líquido y nutrientes con mayor facilidad. Por tanto, es usual que te sientas más agotado y que seas más vulnerable a las fatigas. Sin embargo, la solución en este caso no está en las bebidas energizantes, sino en el agua. El problema es que las bebidas energizantes contienen sustancias estimulantes que activan el metabolismo y elevan la temperatura corporal, lo cual puede provocar numerosas complicaciones de salud, desde mareos y desmayos hasta taquicardias.

3. Si está el día nublado no necesitas usar gafas de sol ni protector solar. Durante el verano los efectos de los rayos UVA suelen ser más intensos, incluso aunque el día esté nublado. La radiación ultravioleta es capaz de traspasar las nubes y afectar la piel y los ojos, de hecho, puede afectar al cuerpo prácticamente con la misma intensidad a cuando el día está despejado y hay sol fuerte. Por tanto, siempre que salgas de casa en verano es recomendable que uses gafas de sol y que te apliques un protector solar de rayos UVA y UVB en todo momento.

Deja un comentario