5 enfermedades que se pueden ‘detectar’ por los cambios en el olfato

  Consejos, Enfermedades, Estudios, Medicina

OlfatoEl olfato es uno de los sentidos que menos valoramos y que más información puede ofrecernos sobre nuestro estado de salud. De hecho, diversos estudios han desvelado que una alteración en la capacidad para percibir los olores puede ser un signo de problemas de salud más serios. Una investigación realizada en la University of Chicago, en Estados Unidos, encontró que las personas que no pueden detectar determinados olores, como la menta, la rosa y la naranja, tienen un riesgo mayor de morir en los 5 años siguientes.

Por eso, los especialistas recomiendan mantenerse atentos a los cambios que se producen en el olfato ya que podrían ser un indicador de que algo no anda bien en nuestro cuerpo.

5 enfermedades que pueden encontrarse en la base de la pérdida del olfato

1. Migraña. Se estima que alrededor de un tercio de las personas que padecen migraña experimentan un aumento de la sensibilidad a los olores momentos antes de una crisis. Se trata de una alteración conocida como osmofobia que se refiere a una gran sensibilidad para detectar olores a grandes distancia, sobre todo cuando se trata de olores intensos como el perfume, olor a quemado o el humo de los cigarrillos.

2. Hipertensión arterial. No se conoce con certeza el mecanismo de base, pero lo cierto es que muchas de las personas que padecen hipertensión arterial, incluso en las etapas más incipientes, muestran una reducción en su capacidad gustativa y olfativa. De hecho, en muchos casos la incapacidad para percibir determinados olores puede convertirse en una señal de alarma de alteraciones arteriales.

3. Accidente cerebrovascular. Se ha demostrado que muchas de las personas que han sido víctimas de un accidente cerebrovascular habían experimentado antes breves alucinaciones olfativas, relacionadas con aromas intensos como el olor a pescado o a fugas de gas. El mecanismo de base aún no está claro del todo, pero los especialistas recomiendan que si estas alucinaciones olfativas aparecen con frecuencia se acuda inmediatamente al médico.

4. Alzheimer. Comenzar a perder el olfato y no poder distinguir algunos aromas puede ser un síntoma de las primeras etapas del Alzheimer. Esto se debe a que durante los primeros estadios del Alzheimer mueren muchas neuronas relacionadas con distintas funciones corporales, entre ellas el olfato. Además, los altos niveles de beta-amiloide, un péptido responsable del desarrollo del Alzheimer, también afecta el adecuado funcionamiento de las neuronas implicadas en la función olfativa.

5. Parkinson. Se ha demostrado que uno de los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson es la pérdida de la capacidad olfativa o la incapacidad para reconocer olores específicos. Lo que sucede es que al reducirse la cantidad de células productoras de dopamina, un neurotransmisor encargado de regular los movimientos en el cuerpo, también se afecta la función olfativa.

 

 

Deja un comentario