¿Por qué no debes respirar aire contaminado?

  Consejos, Enfermedades, Estudios

Contaminación¿Sabías que alrededor del 80% de las personas que viven en las grandes ciudades respiran aire contaminado a diario? De hecho, cada año ocurren alrededor de 3,7 millones de muertes prematuras debido a la contaminación. Uno de los principales riesgos al que nos exponemos es al dióxido de carbono, que en altas concentraciones aumenta el riesgo de padecer problemas respiratorios y cardiovaculares, a la vez que puede causar alteraciones cerebrales severas e incluso, la muerte.

Sin embargo, también existen otros riesgos de los que no somos conscientes como por ejemplo, el PM 2.5, unas pequeñas partículas que suelen mantenerse suspendidas en el aire y que invaden el aparato respiratorio, depositándose en los alvéolos para luego trasladarse al torrente sanguíneo y de ahí llegar al resto del cuerpo. No obstante, más allá de la exposición a este tipo de partículas tóxicas, el mayor peligro de estar expuestos a la contaminación atmosférica es el carácter acumulativo de sus efectos negativos para la salud.

3 riesgos de respirar aire contaminado a diario

1. Afecta al sistema respiratorio. Cuando respiramos aire contaminado a diario es normal que aparezcan síntomas respiratorios como tos, dificultades para respirar e irritación en los ojos, la nariz y la garganta. También aumenta el riesgo de contraer infecciones respiratorias y se acentúan los síntomas de enfermedades como el asma y la bronquitis. Si pasamos mucho tiempo en un ambiente contaminado, es probable que la función pulmonar se afecte y de lugar a una bronquitis crónica o una enfermedad pulmonar obstructiva crónica. De hecho, la contaminación también es una de las principales causas de muerte por cáncer de pulmón.

2. Deteriora al cerebro. Un estudio publicado en la revista Stroke encontró que estar expuestos a la contaminación del aire acelera el proceso de envejecimiento cerebral y aumenta el riesgo de padecer demencia. Específicamente, un aumento de 2 microgramos por metro cuadrado de las partículas PM 2.5 se relacionó con una reducción del 0,32% del volumen cerebral. Un daño que se suma a la disminución del 0,5% del volumen cerebral a la que nos exponemos de forma natural cada año que envejecemos.

3. Daña al corazón. Una investigación realizada en Israel examinó los efectos de la contaminación atmosférica en más de 73.000 personas y desveló que quienes pasaban tres meses expuestos a un mayor índice de contaminación, mostraban mayores niveles de glucosa y colesterol en sangre, dos importantes factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Asimismo, se ha demostrado que la contaminación estimula la respuesta inflamatoria en el organismo, lo cual contribuye al endurecimiento de las arterias aumentando el riesgo de sufrir un ataque cardiaco o un ictus.

Deja un comentario