Intoxicación por agua: ¿Por qué no debes consumir demasiada agua?

  Consejos, Enfermedades

Beber aguaTodos necesitamos agua para vivir. De hecho, mantenernos bien hidratados garantiza que nuestros órganos funcionen adecuadamente, a la vez que favorece la circulación y la eliminación de toxina, fluidifica la sangre y mejora la apariencia de la piel. No beber suficiente agua puede causar desde deshidratación y fatiga hasta mareos y calambres musculares. Sin embargo, consumir demasiada agua también puede ser peligroso ya que puede provocar una alteración que se conoce como intoxicación por agua.

¿Qué es la intoxicación por agua?

La intoxicación por agua, también conocida como hiperhidratación, es una alteración de la función corporal provocada por una ingestión excesiva de agua. Básicamente, hidratarse demasiado aumenta la cantidad de agua en la sangre, lo cual reduce sus niveles de electrolitos y específicamente, los índices de sodio, un mineral que ayuda a equilibrar el intercambio de fluidos entre el interior y el exterior de las células. Este proceso aumenta el riesgo de inflamación de las células del cuerpo, y en especial de las neuronas, lo cual puede ser potencialmente peligroso para la vida.

Los síntomas de la intoxicación por agua

Una persona normal puede beber como promedio alrededor de 7,5 litros de agua al día sin experimentar ningún efecto adverso por el consumo de líquido. Evidentemente, esta cantidad varía de una persona a otra, dependiendo de su estado de salud y de sus hábitos de vida ya que quienes pasan el día sentado suelen necesitar menos agua que quienes tienen una actividad física más intensa. En cualquier caso, el primer síntoma de una intoxicación por agua consiste en una sobredosis de líquido. Luego pueden aparecer otros signos como:

– Dolor de cabeza.

– Náusea.

– Vómitos.

– Aumento de la presión arterial.

– Confusión.

– Visión doble.

– Somnolencia.

– Dificultad para respirar.

– Debilidad muscular y calambres.

– Incapacidad para identificar la información sensorial.

En casos más graves puede aparecer:

– Edema cerebral, que puede afectar el tronco cerebral y provocar disfunción del sistema nervioso central.

– Convulsiones.

– Daño Cerebral.

– Coma.

¿Cómo evitar la intoxicación por agua?

La única alternativa para prevenir una intoxicación por agua consiste en regular la ingesta de líquido. Los especialistas recomiendan que la ingesta de agua diaria no supere los 3,7 litros para los hombres y los 2,7 litros para las mujeres. No obstante, en realidad el consumo ideal de líquido varía de una persona a otra dependiendo de su actividad física diaria, su alimentación y metabolismo.

Deja un comentario