Otitis externa en verano: Todo lo que debes saber

Otitis externaUna de las enfermedades auditivas más comunes es la otitis externa. Se estima que alrededor del 10% de los adultos y el 70% de los niños la padece en algún momento de su vida, aunque gran parte de ellos desarrolla la infección en los meses de verano cuando las temperaturas y la humedad aumentan. Básicamente, se trata de una infección del canal auditivo externo que es causada por algunos tipos de bacterias u hongos que se reproducen rápidamente afectando la función auditiva.

¿Cómo reconocer una otitis externa?

Identificar los síntomas de una otitis externa suele ser muy sencillo ya que a partir de los primeros días tres días de producirse la infección comienzan a aparecer los primeros signos. Acude al médico si percibes algunos de los siguientes síntomas:

  1. Enrojecimiento e inflamación del conducto auditivo externo.
  2. Inflamación y dolor en los ganglios que se sitúan delante del oído.
  3. Secreción del oído que puede ser líquida y de una tonalidad clara o más espesa y de color amarillo.
  4. Sensación de tener el oído obstruido y sordera temporal.
  5. Dolor intenso que aumenta al masticar o al ejercer presión sobre el pabellón auricular.

El tratamiento de elección

La mayoría de los especialistas apuestan por el uso de antibióticos en gotas para aliviar los síntomas de la otitis externa y evitar que la infección avance. En ocasiones también se recurre a los corticoides para reducir la inflamación del conducto auditivo y solo en los casos crónicos o en los que la sintomatología no remite se recurren a los antibióticos por vía oral. Para aliviar el dolor se suelen prescribir analgésicos como el paracetamol y el ibuprofeno.

En la mayoría de los casos el pronóstico es favorable y a los pocos días de hacer uso del antibiótico en gotas comienza a disminuir el dolor, la inflamación y la irritación.

¿Cómo prevenir la otitis externa?

  • Seca cuidadosamente las orejas con una toalla después de cada baño o al regresar de nadar. Gira el rostro en posición horizontal para expulsar el agua retenida en los oídos.
  • Utiliza tapones que se ajusten perfectamente a tu conducto auditivo para practicar actividades acuáticas, sobre todo si ya has padecido otitis anteriormente.
  • Apuesta por productos secantes después de cada baño, como por ejemplo, el ácido acético al 2%.
  • Evita introducir objetos en los oídos, como los bastoncillos de algodón, que puedan provocar lesiones en el conducto auditivo externo.

Imagen del artículo

Otitis externa en verano: Todo lo que debes saber
  Consejos, Enfermedades, Medicina