Las propiedades medicinales del ajo

Las propiedades medicinales del ajoEl ajo es uno de los condimentos más conocidos y prácticamente omnipresente en la cocina española. Sin embargo, lo cierto es que durante siglos las propiedades medicinales del ajo han sido utilizadas como remedios para prevenir o curar un amplísimo espectro de enfermedades.

Se afirma que el ajo puede ser útil para tratar la arterioesclerosis y reducir la presión arterial y el colesterol por lo que sería un óptimo remedio natural para prevenir las enfermedades cardiacas y del sistema sanguíneo. Algunas personas también están convencidas de que el ajo es eficaz para tratar diferentes tipos de cáncer, los resfríos, la diabetes, la osteoartritis, el dolor de cabeza, la gota, las hemorroides, el asma, el pie de atleta… y la lista continúa.

Sin embargo, como ya es común, a veces la ciencia se queda un tanto rezagada en sus investigaciones por lo que hasta el momento se ha demostrado científicamente que el ajo es útil para:

– Reducir el endurecimiento de las arterias provocado por una dieta inadecuada o el envejecimiento. Por ende, de forma colateral, podría ayudar a prevenir todas las enfermedades donde la arterioesclerosis sea un factor de riesgo importante.

– Reducir los niveles de presión arterial hasta en un 8%, también en personas normo-tensas.

– Eliminar las infecciones por hongos que se producen en la piel como la tiña y el pie de atleta.

– Reducir la probabilidad de desarrollar un cáncer de estómago, del recto o de colon. En este caso en particular, se señala que los suplementos de ajo no cumplen el mismo efecto por lo que se aconseja consumir el ajo natural.

En esencia las propiedades medicinales del ajo provienen fundamentalmente de la alicina (la cual le confiere su olor característico, por ende, cuando el ajo va perdiendo el olor, también disminuyen sus propiedades beneficiosas).

Además, el consumo de ajo es seguro para la mayoría de las personas si bien a algunas puede causarle acidez, nauseas y vómitos. También se recomienda que las personas con problemas de coagulación no lo ingieran en grandes cantidades y que lo utilicen con prudencia sobre la piel ya que puede causar lesiones en la misma.

  Consejos, Estudios, Medicamentos, Medicina