Dieta y ejercicio físico para prevenir el Alzheimer

  Consejos, Dietas, Ejercicio físico, Enfermedades, Estudios

Ejercicio físicoLos problemas de memoria son uno de los mayores retos a los que tienen que enfrentarse las personas que se acercan a la tercera edad. Se estima que el 6,3% de los españoles mayores de 60 años sufre algún grado de demencia, lo que ubica a España en el tercer país del mundo con mayor índice de Alzheimer. La buena noticia es que cada vez más estudios desvelan algunas claves para prevenir o retardar la demencia. De hecho, una investigación reciente realizada en el Semel Institute for Neuroscience and Human Behavior encontró una nueva esperanza para combatir el Alzheimer: la dieta saludable y el ejercicio físico.

¿Cómo la dieta y el ejercicio físico ayudan a combatir el Alzheimer?

Investigadores de la Universidad de Los Ángeles, en California, analizaron a 44 adultos de entre 40 y 85 años que presentaban ligeras alteraciones en su memoria, pero que aún no habían desarrollado demencia. Recopilaron información sobre los participantes, desde su índice de masa corporal, sus niveles de actividad física, su dieta y otros factores de su estilo de vida. También les sometieron a una tomografía por emisión de positrones para analizar la estructura y el funcionamiento de sus cerebros.

Los resultados desvelaron que tener un índice de masa corporal normal, practicar actividad física con regularidad y seguir una dieta mediterránea, estaba relacionado con una menor acumulación de proteínas beta-amiloide en el cerebro. La proteína beta-amiloide es un tipo de péptido tóxico que se acumula en los espacios entre las neuronas dando lugar a los cambios cerebrales que se encuentran en la base del Alzheimer.

Básicamente, mantener un peso corporal adecuado, implementar un plan de actividad física regular y moderado y mantener una alimentación saludable  rica en frutas, verduras, legumbres, cereales y pescado y baja en carne, azúcares y grasas monoinsaturadas, puede convertirse en un poderoso elemento protector contra el Alzheimer y la degeneración cognitiva temprana.

Estudios anteriores ya habían demostrado la relación entre un estilo de vida saludable y el retraso  en la aparición del Alzheimer y su prevención. Sin embargo, este estudio ha ido un paso más allá al demostrar cómo algunos factores del estilo de vida pueden influir directamente sobre las proteínas cerebrales que determinan la aparición de la demencia.

Deja un comentario