Zanahoria: puros betacarotenos

A la hora de hablar de los aportes nutricionales de las zanahorias, lo primero que debe mencionarse es su altísima concentración de betacarotenos. Se trata de un pigmento natural que el cuerpo convierte en vitamina A.

La zanahoria es una hortaliza hipocalórica, compuesta principalmente de agua, que contiene 7 % de azúcares y apenas 40 calorías por cada 100 gramos.

Los requerimientos diarios de vitamina A puede cubrirse con facilidad consumiendo zanahorias. Mientras que una persona necesita en promedio 2 miligramos diarios de vitamina A, 100 gramos de zanahorias contienen entre 4 y 10 mg.

La vitamina A, ayuda al desarrollo celular y óseo del cuerpo, además de contribuir a la salud de los sistemas inmunológico y del reproductivo. Además, el betacaroteno es sumamente útil para combatir enfermedades de la piel y manchas causadas por el envejecimiento.

Y no puede dejar de mencionarse los beneficios que la vitamina A aporta a la visión. Ayuda a prevenir problemas de la vista como cataratas, ceguera crepuscular o glaucoma. A su vez, también es buena para evitar infecciones como la conjuntivitis.

Por último, hay que decir que la zanahoria es ideal para personas anémicas, dado que aumenta considerablemente la producción de glóbulos rojos. esto se debe a que la zanahoria es una excelente fuente de hierro orgánico que el cuerpo asimila con mucha facilidad.

Las zanahorias pueden consumirse crudas o cocidas, y puedes incluirlas en ensaladas, en preparaciones calientes, en sopas o simplemente crudas como snack para saciar el hambre entre comidas.

Imagen del artículo

Zanahoria: puros betacarotenos
  Consejos, Dietas, Perder peso, Salud y belleza