Reflujo y cáncer: Las relaciones ocultas

Reflujo y cáncer: Las relaciones ocultasNormalmente el flujo de alimentos pasa de la boca a la faringe, luego al esófago y por último llega al estómago donde es digerido por los jugos gástricos. Estos jugos, a pesar de estar compuestos esencialmente por ácido, no dañan al estómago pues este produce una sustancia mucosa que lo protege de esta acción. Sin embargo, en algunos casos este ácido se escapa de la zona estomacal regresando al esófago que no se encuentra protegido contra su acción, por lo que suele producir irritación y quemaduras. Es lo que denominamos reflujo gastroesofágico.

El reflujo gastroesofágico provoca severos síntomas en quienes lo padecen como: tos crónica, falta de aire a causa de un broncoespasmo, dificultad o dolor para tragar, dolor en el pecho que puede extenderse al cuello y la mandíbula, e inflamación del esófago más conocida como esofagitis.

En este sentido, un estudio realizado en personas con reflujo gastroesofágico bajo tratamiento con inhibidores de la bomba de protones detectó que este grupo de pacientes posee un alto riesgo de desarrollar adenocarcinoma, un tipo particular de cáncer.

El estudio fue realizado con 769 pacientes a los que se les había aplicado un control endoscópico entre los años 2004 y el 2007. Se apreció que el 67,1% tenía síntomas clásicos de reflujo gastroesofágico y el 57,2% estaba bajo tratamiento. De ellos se diagnosticó un 15,9% de adenocarcinogénesis hallándose una correlación entre reflujo y cáncer.

Sin embargo, en el estudio se manifestó que, a pesar de que los pacientes con mayor gravedad en los síntomas eran más proclives a padecer de esofagitis contradictoriamente, eran menos propensos a desarrollar una adenocarcinogénesis. Los especialistas concluyeron que el poseer síntomas de reflujo gastroesofágico durante más de una década triplica la posibilidad de desarrollar adenocarcinogénesis pero este riesgo disminuye paulatinamente con el recrudecimiento de la gravedad de los síntomas.

Obviamente, se recomienda a las personas que padecen de reflujo gastroesofágico que se sometan a exámenes regulares para evitar futuras complicaciones.

  Consejos, Estudios, Medicina