Practicar ejercicio físico para aliviar la ansiedad

  Consejos, Ejercicio físico, Estudios

Ejercicio físicoLa ansiedad es una de las patologías mentales más frecuentes en la actualidad. Se estima que cerca del 40% de los españoles son víctimas de la ansiedad, es decir, alrededor de unos 6 millones de personas. De ellos, solo la mitad se trata, a pesar que en los últimos años el consumo de ansiolíticos ha crecido en un 20% en España, según cifras del Ministerio de Sanidad.

Sin embargo, aunque muchas personas que padecen ansiedad suelen recurrir a los ansiolíticos para lidiar con este trastorno, lo cierto es que en la mayoría de los casos este es solo un tratamiento a corto plazo. Los ansiolíticos no solo no resuelven el problema que causa la ansiedad sino que a la larga el cerebro termina por acostumbrarse a su efecto, por lo que cada vez necesitará dosis más elevadas o medicamentos más potentes.

Afortunadamente, existen otros métodos para tratar la depresión, como el ejercicio físico. Un estudio realizado en la Southern Methodist University de Dallas encontró una reducción de los niveles de ansiedad en un grupo de 60 personas que padecían ansiedad y que formaron parte de un programa de entrenamiento físico durante dos semanas. Los investigadores también desvelaron que quienes practicaban ejercicio físico con frecuencia eran menos propensas a sufrir ataques de pánico.

3 efectos del ejercicio físico en el tratamiento de la ansiedad

1. Actúa como ansiolítico. Se ha demostrado que el ejercicio físico actúa como un ansiolítico natural ya que estimula la producción de opioides, unos neurotransmisores que desempeñan un papel fundamental en la regulación de las emociones y el estado de ánimo. De hecho, se conoce que practicar ejercicio físico aumenta la producción de endorfinas, unos tipos de opioides que nos ayudan a relajarnos y que reducen el estrés y la ansiedad.

2. Reduce el estrés. La práctica regular de ejercicios aeróbicos ralentiza el trabajo del eje hipotalámico-hipofisario-adrenal, vinculado al sistema neuroendocrino y una parte importante de nuestra respuesta al estrés. De hecho, diversos estudios han encontrado que las personas con síntomas ansiosos suelen presentar un desequilibrio en el funcionamiento de esta área. Asimismo, se ha demostrado que la práctica de ejercicio físico puede regular dicha alteración, ayudándonos a mejorar nuestra respuesta ante el estrés y a reducir los síntomas de la ansiedad.

3. Aumenta la satisfacción personal. Se conoce que el ejercicio físico no solo mejora nuestra respuesta fisiológica sino que también puede ayudarnos a sentirnos mejor desde el punto de vista psicológico. De hecho, diversos estudios han demostrado que el ejercicio sistemático puede reducir la ansiedad. Esto se debe a que el ejercicio aumenta nuestra sensación de control, nos hace notar los avances y nos da la sensación de empoderamiento y satisfacción personal, la cual es muy beneficiosa para reducir la angustia y el estrés.

Deja un comentario