Los suplementos para el culturismo: ¿Dañinos o beneficiosos?

Los suplementos para el culturismo: ¿Dañinos o beneficiosos?Los complementos para bajar de peso o fortalecer nuestros músculos se han difundido de manera alarmante entre los jóvenes. Se trata de un fenómeno perfectamente comprensible ya que vivimos en una sociedad obsesionada por el aspecto físico.

Sin embargo, muy pocas personas conocen que estos productos provocan numerosos efectos secundarios. Al respecto, una investigación realizada recientemente se focalizó en analizar los efectos secundarios de los suplementos para el culturismo y para combatir la obesidad. Así, encontraron que un consumo frecuente de estos productos aumenta las probabilidades de sufrir un daño hepático.

En este sentido, los investigadores señalan que cerca del 40% de las personas de Estados Unidos emplean complementos dietéticos y herbarios que no requieren receta médica para bajar de peso o para practicar el culturismo. Sin embargo, advierten que en la mayoría de los casos los efectos secundarios de estos productos no han sido debidamente estudiados por lo que se corre el riesgo de ingerir sustancias potencialmente dañinos para nuestro organismo.

En este sentido, los investigadores analizaron 109 casos de pacientes que parecían haber sufrido una lesión hepática como consecuencia del consumo de complementos dietéticos. Así, al mirar con profundidad los diferentes casos, se encontró una fuerte relación entre el consumo de los complementos y el riesgo de padecer lesiones hepáticas.

De manera general, evidenciaron que los complementos para el culturismo y la pérdida de peso eran los más propensos a causar lesiones en el hígado de las personas, en comparación con la acción de otros tipos de complementos que tenían una formulación semejante.

En este punto las indicaciones a seguir son muy claras:

  1. No consumir estos productos sin haberse realizado un examen médico.
  2. No consumir productos que no hayan sido avalados médicamente.
  3. No consumir estos productos durante periodos de tiempo prolongados; es decir, más de tres meses.
  Consejos, Estudios, Medicina