Los síntomas del fibroma

Los síntomas del fibromaEl término fibroma se utiliza para indicar un tumor benigno (vale aclarar que solo alrededor de un 1% de los fibromas se convierten en masas cancerígenas) que está compuesto por fibras de tejido conectivo. Puede surgir en cualquier parte del cuerpo, desde el útero y los ovarios hasta el estómago, el intestino, el pulmón y la garganta. De hecho, incluso pueden aparecer en la piel y los huesos (siendo más común en la rodilla y el fémur).

Basándose en la morfología, los fibromas se dividen en nódulos y pólipos. Si tomamos en cuenta su consistencia, se clasifican en duros y blandos. En el primer caso el fibroma se caracteriza por presentar muchas fibras y pocas células. En el segundo caso, hay una forma ramificada con células conectadas entre sí.

En lo que respecta a sus causas, se piensa que los fibromas surgen por dos razones: 1. Debido a las hormonas, los estrógenos en particular y, 2. Mediante el suministro de sangre. Sin embargo, aún queda mucho por estudiar en este sentido.

En un inicio los síntomas del fibroma son apenas perceptibles. De hecho, una característica distintiva de este problema es que cursa prácticamente sin causar dolores y molestias.

Como el fibroma puede aparecer prácticamente en cualquier parte del cuerpo, los síntomas variarán en dependencia de la zona afectada. Por ejemplo, el fibroma uterino se manifiesta alterando el ciclo menstrual, provocando una sensación de pesadez, el deseo constante de orinar, la dificultad para vaciar la vejiga, el estreñimiento, una sensación dolorosa en el área pélvica e incluso hay quienes experimentan dolor de espalda y en las piernas.

De hecho, este es uno de los fibromas más comunes. Según las estadísticas, afecta a 1 de cada 5 mujeres en edad fértil. Se encuentra con más frecuencia en mujeres mayores de 30 años y se conoce que es más común en afroamericanos que en caucásicos.

  Consejos, Enfermedades, Medicina