Los problemas de las dietas extremadamente hipocalóricas

En el deseo de bajar de peso, muchas personas se ven seducidas por dietas que prometen rápidos resultados a un costo muy elevado. Se trata de regímenes alimenticios sumamente hipocalóricos, que son muy difíciles de mantener en el tiempo y que son muy perjudiciales para la salud.

El argumento con el que se publicita estas dietas es que al consumir muchas menos calorías de las que el cuerpo necesita, este recurrirá automáticamente a las reservas de tejido adiposo y como consecuencia de ello eliminaremos las grasas que tenemos de más.

Es cierto que las grasas son requeridas en estas circunstancias, pero esto no es lo único que ocurrirá si restringimos en forma extrema al cuerpo de los nutrientes necesarios. Además de grasa que esté como reserva en el cuerpo, nuestro organismo consumirá parte de nuestro tejido muscular. Además, en casos excepcionales nuestro organismo puede incluso buscar grasa de lugares como el cerebro y ocasionar así graves trastornos

Además, una dieta de muy pocas calorías hace que el estómago se achique paulatinamente, y esto puede llegar a generar anorexia. Así como hay que se moderado para no excederse con las comidas también hay que serlo para no dejar de comer por completo.

Otro punto en contra de una dieta extremadamente hipocalórica es que no puede ayudarnos a perder peso, pero de un modo que nuestros músculos queden sin firmeza y denoten flacidez.

Finalmente, hay que remarcar que las dietas hipocalóricas no pueden sostenerse en el tiempo. Ninguna persona puede aguantar durante largos períodos de restricciones totales. Puede que algunos en el afán de hacerlo tiendan a aislarse, puesto que las reuniones sociales muchas veces son una tentación que se convierte en sufrimiento para quienes están a dieta. Y lo más probable es que quien sufre de semejante manera para bajar de peso, no pueda mantenerse e incluso llegue a estar más gordo que cuando comenzó la dieta.

Imagen del artículo

Los problemas de las dietas extremadamente hipocalóricas
  Consejos, Dietas, Perder peso

Los problemas de las dietas extremadamente hipocalóricas

En el deseo de bajar de peso, muchas personas se ven seducidas por dietas que prometen rápidos resultados a un costo muy elevado. Se trata de regímenes alimenticios sumamente hipocalóricos, que son muy difíciles de mantener en el tiempo y que son muy perjudiciales para la salud.

El argumento con el que se publicita estas dietas es que al consumir muchas menos calorías de las que el cuerpo necesita, este recurrirá automáticamente a las reservas de tejido adiposo y como consecuencia de ello eliminaremos las grasas que tenemos de más.

Es cierto que las grasas son requeridas en estas circunstancias, pero esto no es lo único que ocurrirá si restringimos en forma extrema al cuerpo de los nutrientes necesarios. Además de grasa que esté como reserva en el cuerpo, nuestro organismo consumirá parte de nuestro tejido muscular. Además, en casos excepcionales nuestro organismo puede incluso buscar grasa de lugares como el cerebro y ocasionar así graves trastornos

Además, una dieta de muy pocas calorías hace que el estómago se achique paulatinamente, y esto puede llegar a generar anorexia. Así como hay que se moderado para no excederse con las comidas también hay que serlo para no dejar de comer por completo.

Otro punto en contra de una dieta extremadamente hipocalórica es que no puede ayudarnos a perder peso, pero de un modo que nuestros músculos queden sin firmeza y denoten flacidez.

Finalmente, hay que remarcar que las dietas hipocalóricas no pueden sostenerse en el tiempo. Ninguna persona puede aguantar durante largos períodos de restricciones totales. Puede que algunos en el afán de hacerlo tiendan a aislarse, puesto que las reuniones sociales muchas veces son una tentación que se convierte en sufrimiento para quienes están a dieta. Y lo más probable es que quien sufre de semejante manera para bajar de peso, no pueda mantenerse e incluso llegue a estar más gordo que cuando comenzó la dieta.

Imagen del artículo

Los problemas de las dietas extremadamente hipocalóricas