Los beneficios emocionales de practicar ejercicio

Deporte y emocionesPracticar ejercicio físico con frecuencia nos ayuda a mantenernos saludables y activos. La actividad física contribuye a regular el peso corporal y a evitar la obesidad, a la vez que estimula la salud ósea y muscular. También previene muchas de las alteraciones metabólicas, como la diabetes y la hipercolesterolemia, así como algunos problemas cardio y cerebrovasculares. Sin embargo, estos no son sus únicos beneficios pues se ha demostrado que practicar ejercicio físico también reporta numerosas ventajas en el plano emocional.

¿Cómo el ejercicio físico nos ayuda a gestionar nuestras emociones?

1. Elimina el estrés. Un estudio realizado por investigadores del Instituto Karolinska ha desvelado que cuando practicamos deporte, los músculos segregan una enzima depuradora que puede convertir la quinurenina, una molécula tóxica que se produce cuando estamos estresados, en ácido quinurénico, que tiene un efecto inocuo. Los ejercicios intensos suelen ser más eficaces para reducir el estrés ya que durante su práctica se produce una mayor cantidad de esta enzima depuradora, aunque se conoce que tan solo 30 minutos diarios de ejercicio físico moderado puede ser suficiente para liberar las tensiones cotidianas, reducir los niveles de cortisol y prevenir el estrés.

2. Previene la ansiedad. Se ha demostrado que el ejercicio físico que activa gran parte de los grupos musculares del cuerpo tiene efectos antidepresivos en las personas con ansiedad leve o moderada ya que estimula la producción de serotonina y dopamina, dos neurotransmisores que ejercen un efecto tranquilizador sobre nuestro estado de ánimo. En práctica, el ejercicio físico actúa inhibiendo la recaptación de serotonina, el mismo efecto que ejercen los fármacos antidepresivos y que puede reducir los síntomas de la ansiedad.

3. Fortalece la autoestima. Cuando practicamos ejercicio físico se activa la segregación de algunos neurotransmisores, como la serotonina, la dopamina y la endorfina, que están estrechamente relacionados con los estados de placer, satisfacción y felicidad. Esto explica por qué cuando hacemos deporte nos sentimos tan bien, en un estado casi eufórico, que suele compararse incluso con el efecto que producen algunas drogas. Sin embargo, el efecto del ejercicio físico va mucho más allá ya que también estimula un área del cerebro llamada vía frontoestriatal, que desempeña una función esencial en el fortalecimiento de la autoestima.

Imagen del artículo

Los beneficios emocionales de practicar ejercicio
  Consejos, Ejercicio físico, Estudios