Las ideas suicidas: Más comunes en personas con artritis

Las ideas suicidas: Más comunes en personas con artritisSegún los informes de la Asociación Americana de Psicología anualmente más de 8 millones de norteamericanos consideran de manera seria el suicidio, de forma que ya a nivel mundial los intentos suicidas y los suicidios consumados se remontan entre el 3 y 5% de la población mayor de 16 años.

Algunos datos revelan que las personas entre los 18 y 25 años de edad piensan más en el suicidio que quienes tienen una edad avanzada, por lo que la ideación e intento suicida resultan más comunes en estas edades. Obviamente, ante esta realidad, son muchos quienes se preguntan: ¿se puede prevenir el suicidio?

La forma más eficaz para prevenir el suicidio sería detectar las ideas suicidas pero hasta el momento no se ha encontrado una estrategia 100% eficaz para poder determinarlas. Aún así, se conoce que existen determinados grupos que presentan un mayor riesgo. Por ejemplo, un estudio reciente ha revelado que las personas con artritis poseen el doble de pensamientos suicidas que la población general.

El estudio en cuestión fue realizado en la Universidad Nacional de Atenas en Grecia por un grupo de especialistas y publicado en Artritis Care & Research. En esta encuesta realizada a nivel nacional en los años 2007 y 2008 se analizaron los datos sobre los estadounidenses mayores de 40 años que padecían de artritis.

En el estudio la ideación suicida se evaluó fundamentalmente a través de la pregunta: En las dos últimas semanas, ¿con qué frecuencia aparecieron pensamientos del tipo “estaría mejor si muriera” o tuvo deseos de lastimarse de alguna manera?

Al finalizar, pudo apreciarse que solo el 2,4% de las personas sin artritis manifestaron ideación suicida. Sin embargo, estas ideas aparecieron en el 5,6% de las personas con artritis. En sentido general, estas personas presentaban cierto perfil: no eran caucásicos, fumaban, no controlaban la ingesta cotidiana de alimentos, poseían menor nivel escolar y económico, padecían de ansiedad y diferentes dolores.

Obviamente, este no es sino el primer paso pero detectar los grupos en riesgo permite crear una estrategia a nivel psicológico que le permita a estas personas apartar las ideas suicidas y mejorar su calidad de vida.

  Consejos, Estudios, Medicina