La falta de ejercicio físico: Más perjudicial que la obesidad

sedentarismoDesde hace años conocemos que la obesidad no es nuestra mejor compañera de viaje ya que está asociada a múltiples enfermedades. Sin embargo, el sedentarismo es un problema aún más preocupante, incluso si la persona es delgada. De hecho, se estima que el sedentarismo, acompañado con una dieta inadecuada y el consumo de alcohol o tabaco, provoca la muerte prematura de más de 16 millones de personas en el mundo.

La Organización Mundial de la Salud ha lanzado una señal de alarma, al indicar que la falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad. Por tanto, sería la causante de aproximadamente el 6% de las muertes. A través de diferentes estudios se ha podido determinar que el sedentarismo se encuentra detrás del 30% de las cardiopatías isquémicas, el 27% de los casos de diabetes y el 25% de las personas con un cáncer de mama.

Recientemente, un estudio realizado en la Universidad de Cambridge y publicado en la American Journal of Clinical Nutrition ha afirmado que la falta de actividad física es más peligrosa que la obesidad. Estos investigadores se basaron en los datos recogidos durante un periodo de 12 años, de un total de 334.161 personas.

Se tuvo en cuenta diferentes variables, como la altura, el peso, la circunferencia de la cintura y, por supuesto, el nivel de actividad física. Así se descubrió que el sedentarismo estaba relacionado con un mayor riesgo de muerte prematura, sobre todo en el 22,7% de las personas, quienes tenían un trabajo muy sedentario y prácticamente no realizaban actividades lúdicas. Lo más sorprendente fue que al comparar los índices de mortalidad en las personas obesas se pudo apreciar que la vida sedentaria provocaba el doble de muertes.

La buena noticia es que para prevenir los problemas que puede causar el sedentarismo no hay que convertirse en un atleta, en realidad basta con poner en práctica pequeños cambios en el estilo de vida. Estos investigadores también observaron que tan solo 20 minutos diarios de caminata puede reducir el riesgo de muerte prematura hasta en un 30%. Otra alternativa, igualmente válida, es practicar ejercicios de intensidad moderada durante 30 minutos, tres veces a la semana.

Imagen del artículo

La falta de ejercicio físico: Más perjudicial que la obesidad
  Consejos, Ejercicio físico, Estudios