La contaminación del aire nos pasa una factura muy cara

Contaminacion aireEl desarrollo industrial que hemos alcanzado en los últimos años nos ha reportado muchas comodidades pero también tiene un costo. Y es la contaminación del aire. De hecho, los niveles de polución han aumentado de manera exponencial en las grandes ciudades haciendo que los científicos se preocupen por la salud de las personas que tienen que respirar ese aire días tras día.

Un estudio realizado recientemente pone al descubierto que la contaminación atmosférica no solo es la responsable de una gran parte de las patologías respiratorias sino que también nos resta años de vida. Se trata de la mayor investigación realizada hasta el momento y, obviamente, ha tomado parte España.

Específicamente, se descubrió que por cada aumento de cinco microgramos por metro cúbico de las partículas contaminantes (las PM 2.5, que son las que se suelen encontrar en el humo que emiten los coches y la calefacción de los hogares), aumenta el riesgo de muerte en un 7% cada año. Para que tengas una idea del problema, los límites máximos establecidos por Europa de estas partículas en suspensión son de  25 microgramos por metro cúbico al año.

Estos niveles no solo aumentan las probabilidades de sufrir una patología cardiovascular sino que incluso afectan a los fetos ya que se ha determinado que en las madres expuestas a esta contaminación aumenta el riesgo de tener bebés con bajo peso.

Esta investigación, que fue realizada en la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, y publicada en la revista The Lancet, incluyó los datos de 13 países europeos a lo largo de los últimos 14 años. Sin embargo, no ha sido la única de su tipo.

En el pasado, un estudio belga publicado en la revista Medicine & Science in Sport & Exercise desveló que practicar deporte en los entornos urbanos es dañino para nuestra salud. ¿Cómo? Afecta nuestras funciones cognitivas aumentando los niveles de inflamación sistémica y respiratoria. Al contrario, las personas que entrenaban en entornos rurales, lejos de la contaminación, mostraban mejorías en sus funciones cognitivas, sobre todo en la atención y la memoria.

Imagen del artículo

La contaminación del aire nos pasa una factura muy cara
  Consejos, Estudios