Ensaladas: ¿Cómo integrarlas a la dieta de manera sana?

EnsaladasLa ensalada es uno de los alimentos indispensables en toda dieta, sobre todo si se desea perder peso. Pero muchas personas asumen una fórmula errónea: “más ensalada es igual a mejor salud”. De hecho, la ensalada es saludable y si ponemos en una balanza sus virtudes y sus defectos, hallaremos que el balance es muy positivo pero a la misma vez las ensaladas poseen determinados componentes que no son recomendables para todas las personas.

Las ensaladas (además de los nutrientes que aportan al organismo) se caracterizan por propiciar la fibra necesaria que ayuda a regular el tránsito intestinal y que desempeña un papel esencial en la eliminación de las toxinas. No obstante, cuando la consumimos en exceso, las ensaladas pueden convertirse en un problema para muchas personas provocando gases e hinchazón en el vientre e incluso en ciertas ocasiones se puede experimentar un poco de dolor, un indicador de que somos incapaces de metabolizar la cantidad de fibra que hemos ingerido.

Algunas verduras, sobre todo aquellas de hojas como el repollo y la col poseen un alto contenido de fibra insoluble y esta es la razón por la cual provocan la incómoda hinchazón abdominal.

También debe tenerse en cuenta que las verduras de hoja verde como las espinacas o el brócoli poseen un alto contenido alto de vitamina K (que desempeña un papel esencial en la coagulación de la sangre) por lo que las personas que tomen medicamentos para regular su coagulación deben moderar su consumo.

De la misma forma, el tomate y las patatas poseen una serie de glicoalcaloides que producen irritación del tracto gastrointestinal por lo que no son recomendables en gran cantidad para las personas que ya padecen de úlcera.

Afortunadamente, para estas personas existe una solución muy sencilla: mezclar las verduras con otros alimentos como el arroz, las patatas, el pollo o el pescado. Otra vía alternativa es ingerir pequeñas cantidades de estas verduras, sobre todo en la cena cuando nuestro metabolismo es más lento.

Recordemos que para asumir una dieta saludable primero es imprescindible conocer cómo funciona nuestro cuerpo en aras de dosificar los alimentos. Solo así podemos consumir todos los nutrientes que verdaderamente necesitamos y evitar el exceso de sustancias a las cuales somos particularmente vulnerables.

  Consejos, Dietas, Perder peso