¿Por qué operar a un niño?

Una de las experiencias más difíciles que se pueden tener como padre, es que nuestro hijo presente una enfermedad que requiera resolución quirúrgica.
Esto causa mucha angustia y miedo; surgiendo inmediatamente muchas dudas en relación a la operación:
¿Está en riesgo su vida?, ¿Qué le van a hacer?, ¿No se pasará la anestesia?, ¿Sufrirá?, ¿Cómo se sentirá? ¿No estará muy pequeño para que lo operen?
Puede que un niño requiera, en algún momento de su vida, ser operado.por diferentes razones. Son los pediatras, quienes generalmente, después de examinarlos y encontrarles algún padecimiento que requiera cirugía, envían a los niños el Cirujano Pediatra.
Cuando los padres nos preguntan: Dr. ¿Por qué hay que operar a mi niño?, nuestra respuesta o la primera de las muchas que deben recibir esos padres debe ser: Para permitir su normal o el más fisiológico crecimiento?
Ante el anuncio de una intervención quirúrgica, la familia tiene derecho a las explicaciones y las espera. Debemos sentarnos con ellos y explicarles:
-Información general del padecimiento de su hijo y tipo de operación a realizarle. Riesgos. -Duración aproximada de la intervención. -Tipo de anestesia. -Como ayudar para que el niño esté tranquilo y el pronostico.
La convalecencia quirúrgica de los niños es mucho mejor que la de los adultos.
¿Cuál es la razón?
LOS NI?OS SUFREN MENOS ENFERMEDADES ASOCIADAS QUE COMPLIQUEN SU RECUPERACI?N OPERATORIA?
Los niños son notablemente resistentes a la acción quirúrgica; siempre y cuando sean tratados por aquellos que están conscientes que su fisiología difiere de la del adulto.
Antiguamente, se pensaba que en los niños había que realizar la menor cantidad de cirugías posibles; reservando aquellas, casi exclusivamente a las emergencias. ¿Cuál era el paradigma?
ESPERAR HASTA QUE EL NI?O FUESE MAYOR?.
Pero ¿Saben Qué?
NADA MÁS ALEJADO DE LA REALIDAD?
El padre de la Cirugía pediátrica el Dr. William Potts (1.959), siempre formulaba la siguiente pregunta a sus colegas:
¿HAY ALGUNA RAZON POR LA QUE NO PODAMOS OPERAR AHORA?
Al escuchar que sus colegas se quedaban callados, les respondía:
LOS RETRASOS TIENEN MUCHAS MAS PROBABILIDADES DE ACARREAR COMPLICACIONES, QUE DE APORTAR VENTAJAS?
Explicación a los padres:
Es bueno conocer en líneas generales, los aspectos que rodean una intervención quirúrgica, porque con una información clara al respecto, se reducirá la ansiedad ligada a lo que representa una cirugía.
En cada edad, se presentan problemas específicos. Hoy en día estamos evaluando a nuestros pacientes desde el vientre materno. Así, hay cirugía fetal, cirugía del periodo neonatal y cirugía en los diferentes periodos: Lactantes, preescolares, escolares y adolescentes.
Resumiendo:
Un evento quirúrgico, para los niños, adolescentes y aun para las personas adultas, no es algo simple. El acto quirúrgico conlleva a:
-Miedos y Fantasías relacionadas con la agresión, el abandono y hasta con la muerte.
A partir de los dos años de edad, al niño se le puede ofrecer una explicación sencilla de la operación. Para estos fines se les puede mostrar fotos del hospital, de un quirófano, etc., y de esta forma vayan conociendo el ambiente que les va a rodear mientras estén en el hospital o la clínica.
Los padres pueden contar a modo de historia lo que va a suceder en forma repetitiva, de forma tal, que se cree una rutina en la mente del niño.
Algo que angustia mucho a los padres:
LA ANESTESIA?.
En la inmensa mayoría de los niños que van a ser operados, se utiliza anestesia general. Actualmente y con todas las técnicas avanzadas que existen, drogas farmacológicas muy seguras y maquinas de anestesia con tecnología de punta; el acto anestésico generalmente no produce secuelas adversas en el futuro desarrollo físico ó mental del paciente. Sus efectos se disipan rápidamente. La presencia de un tubo en la tráquea (intubación endotraqueal) puede ocasionar una carraspera transitoria que dure hasta dos días luego de la cirugía, pero esto desaparece. No existe evidencia clínica que asocie pesadillas o intranquilidad nocturna con anestesia o el procedimiento quirúrgico.
¿Y después del acto quirúrgico, que sucede?
El niño usualmente se recupera rápidamente y reasume su actividad normal luego del primer día de cirugía. Mientras mas corto y electivo es el procedimiento quirúrgico, más rápida es su recuperación.
Es sorprendente ver, por ejemplo, como 2 a 4 horas luego de un reparo de hernia inguinal, hidrocele o testículo sin descender; la actividad que desarrolla el niño. Es como si no lo hubiesen operado.
Lo más importante, recordar lo que decía el Dr. Potts:
LOS RETRASOS EN LA CIRUGIA PEDIATRICA, REPRESENTAN EN EL NI?O, MÁS PROBLEMAS QUE BENEFICIOS?
Porque los resultados operatorios y la salud de nuestros niños de mide en años de vida.

  Consejos