En invierno, aprovecha la sopa como primer plato

Una buena dieta tiene la virtud de adaptarse a la vida de cada persona y también a la época del año. Y en los meses más fríos, no hay nada mejor que una rica y caliente sopa para aumentar la temperatura del cuerpo, hidratarnos y a la vez lograr saciedad a la hora de las comidas.

La sopa puede variar mucho su composición de acuerdo a la forma en la que la preparemos. Lo recomendable es hacerla mediante la cocción de verduras, y evitando los caldos altos en grasas u otras sustancias lipídicas. Puede que estas últimas le den buen sabor y hagan más espesa y rica la preparación, pero puedes tomar una riquísima sopa hecha sólo con verduras y caldos bajos en grasa para nutrirte de vitaminas y minerales.

El hecho de consumir como primer plato un poco de sopa, ayuda a sentir saciedad, tanto a nivel fisiológico como psicológico. Cuando entre a consumir algún plato un poco más calórico, te sentirás satisfecho pronto y por ende te será más fácil controlar la cantidad que comes.

Por otra parte, si deseas consumir sopa como tu único plato, puedes agregarle macronutrientes como hidratos de carbono o proteínas. Para los primeros añade arroz o fideos en tu sopa. Y si quieres un rico caldo proteico, cocina un pescado o pollo (o incluso una carne roja magra) en la sopa y luego córtalo en trozos pequeños (o si prefieres cómelo aparte).

Por último, te recomendamos cuides la cantidad de sodio que tiene tu sopa. Muchos caldos tienen alta cantidad de sodio, por lo que no es necesario que tu agregues sal mientras la cocinas o la tienes en la mesa.

Imagen del artículo

En invierno, aprovecha la sopa como primer plato
  Consejos, Dietas, Perder peso