El tratamiento del traumatismo cerebral

El tratamiento del traumatismo cerebralEl tratamiento del traumatismo cerebral se debe implementar inmediatamente después que se produce la lesión cerebral ya que en muchas ocasiones la recuperación depende de la rapidez con la cual se suministre el tratamiento. La primera función de los profesionales de la salud radica en estabilizar los signos vitales del paciente evitando así cualquier otra complicación.

De esta manera, es usual que los médicos deban suministrar oxígeno al organismo de forma que se estabilice el flujo sanguíneo y se controle la presión arterial. En algunos casos será necesario abrir un conducto de aire para que el paciente pueda respirar, o en casos más severos será necesario la resucitación cardiopulmonar para ayudar al corazón a bombear la sangre para todo el cuerpo. En estos momentos es indispensable mantener al paciente en una posición rígida evitando lesiones secundarias (en caso de que se encuentre lesionada la espina dorsal).

Luego que se ha logrado la estabilización del paciente se debe realizar un examen riguroso que evalúe la condición del daño y del estado general de salud de la persona. Al paciente se le tomará la temperatura, la presión arterial, el pulso y el ritmo respiratorio; así como se corroborará la dilatación de las pupilas. Para ello se suele emplear la Escala de Coma de Glasgow, en la cual se mide la apertura de los ojos del paciente, la respuesta verbal y su respuesta motora ante disímiles estímulos provocados por el médico.

Después de esta revisión preliminar, el paciente deberá ser sometido a disímiles pruebas de imagenología que ayuden a determinar con claridad su diagnóstico. Con este fin se suele aplicar una tomografía computarizada, en la cual se logra una serie de imágenes cerebrales de rayos X en cortes transversales que muestran la presencia de hematomas, hemorragias, edemas, contusiones o tumores cerebrales. También es usual emplear la resonancia magnética para detectar los sutiles cambios en el contenido de los tejidos cerebrales mostrando con detalles los daños ocasionados en la región cerebral.

Luego de haber realizado el diagnóstico del paciente, se deberán tratar los daños específicos que se hayan encontrado. En los casos más leves donde no exista una afectación grave con el tratamiento de los síntomas será suficiente. Por el contrario, en los pacientes donde el daño es más severo deberá liberarse la presión intracraneal y proceder a atenuar los daños ocasionados en el tejido cerebral mediante una intervención quirúrgica.

  Consejos, Medicamentos, Medicina