El Síndrome Alcohólico Fetal: Sus síntomas

El Síndrome Alcohólico Fetal: Sus síntomasEn nuestros días y en los países desarrollados, el Síndrome Alcohólico Fetal está considerado como la principal causa de retraso mental en los niños y la tercera causa para la aparición de malformaciones congénitas. Las lesiones que produce el alcohol en el feto son más graves incluso que las causadas por sustancias como la cocaína, la marihuana y la heroína, superando las lesiones físicas que provocan la espina bífida y el síndrome de Down.

Este síndrome es causado por la ingesta de alcohol durante el embarazo y, aunque aún se desconocen los mecanismos de acción sobre el feto, se sabe que interactúa sobre las neuronas provocando su muerte. También se conoce que este síndrome actúa sobre la absorción de nutrientes, proteínas, vitaminas y minerales que resultan esenciales en el crecimiento fetal.

Lo más preocupante de la situación radica en que el número de niños que padecen este síndrome no ha disminuido a pesar de las campañas contra el consumo de alcohol durante el embarazo. Solo en los Estados Unidos se estiman tasas entre 0,2 y 1,5 por cada 1.000 nacimientos.

Entre las lesiones físicas y mentales que puede provocar el consumo de alcohol durante el período prenatal se identifican: el retraso mental, el bajo peso, un perímetro cefálico pequeño así como retraso en el desarrollo y alteraciones orgánicas. Es común también que el niño presente características faciales anormales como una nariz corta, el labio superior delgado, pequeñas aberturas en los ojos y mejillas. En muchos casos es frecuente que los niños padezcan de epilepsia con marcado daño cerebral, presentando dificultades en el habla, la audición y la vista.

Luego, durante la etapa de desarrollo del pequeño, pueden aparecer dificultades debido a una mala coordinación motora, problemas de aprendizaje por dificultades en la memoria, una mala comprensión del lenguaje, así como alteraciones emocionales y conductuales con serios conflictos en la socialización.

Hasta el momento este síndrome no tiene cura, por lo tanto los especialistas recomiendan que su mejor prevención es la ausencia del consumo de alcohol durante el embarazo.

  Consejos, Estudios, Medicina