Las complicaciones de la espina bífida y su tratamiento

Las complicaciones de la espina bífida y su tratamientoLa espina bífida es un trastorno en el cual se producen alteraciones en el cerebro, la médula espinal o en las meninges como consecuencia de malformaciones en el desarrollo del tubo neural del feto. Las complicaciones de la espina bífida dependerán de la severidad del daño, de su tamaño, de la ubicación de la malformación, así como de los nervios implicados y el grado de exposición de los mismos (si están o no cubiertos por la piel).

Dentro de todos estos factores, el área donde se encuentra el trastorno será esencial para determinar la gravedad de los daños ya que mientras más alta se encuentre la malformación, mayor será el daño nervioso y la pérdida de las funciones musculares y sensitivas.

Entre las complicaciones más comunes de la espina bífida suele encontrarse la pérdida de la sensación en los miembros inferiores al daño y la parálisis de los mismos. También es usual que se manifiesta la malformación de Chiari II, que se caracteriza porque el tallo cerebral y el cerebelo sobresalen hacia abajo en el canal espinal que abarca el área del cuello.

Esta complicación suele provocar la compresión de la médula espinal y ocasiona disímiles síntomas como dificultades para respirar, tragar y alimentarse, así como rigidez en los brazos. En algunos casos suele bloquear el líquido cefalorraquídeo ocasionando hidrocefalia; que es la acumulación normal de este líquido en el cerebro lo que a su vez, provoca compresión sobre el cerebro.

Entre las complicaciones de la espina bífida suele aparecer además la infección de las meninges, dificultades del aprendizaje como consecuencia de los problemas funcionales del cerebro, así como problemas en la piel y afecciones gastrointestinales.

La espina bífida no tiene una cura definitiva por lo que lo más usual es que se aborden los síntomas por separado. De esta manera, el tratamiento estará orientado a proteger los nervios afectados, así como a disminuir las posibilidades de contraer una infección. En muchos casos se practican operaciones quirúrgicas con la intención de arreglar la malformación en el feto o de manejar los problemas de las caderas y la columna en el adulto. Sin embargo, los resultados dependen siempre de la severidad y localización del daño nervioso.

  Consejos, Medicina