El por qué de un diario de alimentos

Para muchas personas abstenerse de sus alimentos favoritos es lo más difícil de una dieta sana. Entonces, es común que se den ciertos «permisos» con las comidas, incluyendo muchas calorías de más, e incluso sin darse cuenta siquiera. En el momento del antojo, indefectiblemente viene a la mente el pensamiento «Si lo como sólo por esta vez no hará daño».

Sin embargo «esa vez», casi nunca es la única vez. Por el contrario, existe una tendencia a relativizar los excesos y, con el correr de las horas y los días, nuestra memoria puede jugarnos una mala pasada. Generalmente pensamos que comemos menos de lo que realmente comemos.

Para solucionar este problema, la mejor alternativa es llevar un diario de comidas. En este se debería anotar cada alimento que llevamos a la boca, desde una reseña detallada del desayuno hasta un caramelo que comemos en medio de la tarde. Esto puede sonar un tanto exagerado, pero es la opción más segura para tener un registro objetivo de comidas. Y varios estudios lo recomiendan.

Una de las consideraciones más importantes para llevar el diario de comidas es llevar el papel y el lápiz (o loo que sea en lo que vayamos a anotar) siempre con nosotros. Así como es común minimizar lo que comemos, también es probable olvidar una pequeña comida a la que no damos importancia. Y muchas veces esto puede ocurrir cuando no tenemos a mano nuestro diario de comidas y pensamos en dejarlo para después.

También se debe prestar especial atención a especificar el tamaño de las porciones. En esto no se debería escatimar detalles, al menos al principio. No es lo mismo decir «una porción pequeña de arroz» que «medio plato de arroz». Se deben dejar de lado los subjetivismos y tratar de describir el tamaño de las porciones o las cantidades consumidas. Esto además será la mejor referencia para que un nutricionista pueda evaluar nuestra dieta, o para evaluar si lo que comemos se condice con nuestro plan previo. Al fin y al cabo, todo es cuestión de actitud.

Imagen del artículo

El por qué de un diario de alimentos
  Consejos, Dietas, Perder peso