El consumo de estrógeno oral puede aumentar el ritmo cardíaco

El consumo de estrógeno oral puede aumentar el ritmo cardíacoEl estrógeno oral es un tratamiento que se utiliza en la actualidad para aliviar numerosos síntomas. Es usual que se utilice para tratar la sofocación provocada por el calor en las mujeres en las fases iniciales de la menopausia, así como en el tratamiento del ardor o prurito vaginal e incluso para contrarrestar el avance de algunos tipos de cáncer, sobre todo el de próstata y de mama.

Sin embargo, un reciente estudio afirma que, además de provocar numerosos beneficios en el organismo, el empleo de estrógeno oral también pudiera aumentar el ritmo cardíaco en el organismo.

El estudio realizado por especialistas del Hospital Central de la Universidadde Helsinki en Finlandia y publicado en la revista Menopause asevera que en las mujeres con sofocos por la menopausia, la combinación de estradiol con medroxiprogesterona puede elevar los latidos supraventriculares ectópicos, lo cual se relaciona directamente con el desarrollo de una fibrilación auricular o  con un infarto cerebral o cardiaco.

La investigación incluyó a 72 mujeres que padecían de sofocos y 78 mujeres sin sofocos a las que se les aplicaron cuatro tratamientos diferentes de estrógenos durante seis meses. Al inicio todas mostraron variables cardíacas similares con una cantidad de latidos ectópicos bastante normal.

Sin embargo, las mujeres que fueron tratadas con estradiol y medroxiprogesterona tuvieron muchos más latidos supreaventriculares ectópicos que el resto de las mujeres, lo cual resultó clínicamente  significativo para los investigadores. De esta manera, los especialistas del estudio aseveran una fuerte relación entre el consumo de estrógenos orales y la posible aparición de eventos cardiacos severos.

En este sentido, los investigadores recomiendan a los especialistas sanitarios que evalúen siempre el empleo de otros tratamientos menos agresivos para las mujeres que necesiten de estrógenos orales para controlar sus síntomas, pues los riesgos cardíacos asociados al consumo de estrógenos orales resultan verdaderamente significativos y difíciles de controlar.

  Consejos, Estudios, Medicina