El ansia por comer: Un enemigo que debes mantener a raya

Ansia por comerLos antojos y el ansia por comer son uno de los peores enemigos de la dieta. No solo te hacen consumir más alimentos sino que te hacen comer incluso cuando no tienes hambre, lo cual evidentemente no ayuda a que mantengas un peso regulado y mucho menos a perder los kilos de más. De hecho, los expertos coinciden en que el ansia por comer es un problema muy serio que puede conducir al sobrepeso si no se regula a tiempo. Afortunadamente, existen algunas maneras muy sencillas para controlar este problema y mantenerte alejado de esos alimentos que son perjudiciales para tu salud.

3 trucos para controlar el ansia por comer

1. Beber abundante agua. Investigadores del Virginia Tech han encontrado que beber agua al tiempo antes de las comidas puede reducir el apetito y ayudar a perder peso. De hecho, se trata de uno de los remedios más sencillos e infalibles para ‘engañar’ al cerebro y controlar el deseo por comer. Solo necesitas beber despacio un vaso grande de agua, preferiblemente al tiempo, cuando sientas que están apareciendo esos deseos incontrolables por ‘picar’. Espera unos minutos y podrás percatarte cómo el ansia por comer desaparece poco a poco.

2. Consumir más proteína. Comer alimentos ricos en proteína puede reducir el apetito y evitar que comas en exceso. También reduce los antojos y te ayuda a sentirte saciado y satisfecho por más tiempo. De hecho, un estudio realizado por investigadores de la University of Missouri, en adolescentes con sobrepeso, demostró que consumir un desayuno rico en proteínas puede reducir el ansia por comer de manera significativa. Asimismo, otra investigación realizada en la misma universidad, esta vez en hombres con sobrepeso, mostró que un aumento diario de un 25% del consumo de proteína puede reducir las ansias por comer hasta en un 60%.

3. Dormir lo suficiente. Sí, has leído bien. Dormir alrededor de 8 horas al día y disfrutar de un sueño de calidad puede ayudarte a controlar el apetito. Esto porque sobre el apetito también influye la fluctuación de las hormonas a lo largo del día, y uno de los factores que suele afectar a las hormonas es la falta de sueño. De hecho, un estudio realizado por investigadores del University of Warwick Medical School, de Reino Unido encontró que las personas con falta de sueño tienen hasta un 55% más de probabilidades de ser obesos y tienen un riesgo mayor de ceder ante los antojos y las ganas de comer, en comparación con las personas que duermen lo suficiente.

Imagen del artículo

El ansia por comer: Un enemigo que debes mantener a raya
  Consejos, Dietas, Perder peso