Dormir seis horas o menos al día es casi igual a no dormir

  Consejos, Estudios

DormirDisfrutar de un sueño reparador de ocho horas es la clave para estimular nuestro rendimiento y estado de ánimo. Además, se ha demostrado que durante este período de tiempo nuestro organismo depura las toxinas, acelera el proceso de regeneración celular y recupera las energías perdidas. No obstante, cada vez son más los estudios que afirman que el tiempo que dedicamos a dormir en realidad no es tan importante y que puede variar de una persona a otra.

De hecho, un estudio realizado por científicos de la Universidad de California, en Estados Unidos, asegura que no es preciso dormir ocho horas para descansar lo que necesitamos. Según dichos investigadores solo se requieren seis horas y veinticinco minutos para que el cuerpo descanse y se mantenga saludable. Sin embargo, lo cierto es que la línea divisoria entre cuán poco o mucho dormimos es muy delgada. Otro estudio desarrollado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensylvania afirma que descansar solo seis horas al día puede ser sinónimo de no haber dormido.

¿Por qué dormir menos de seis horas equivale a no haber descansado?

La nueva investigación publicada en la revista Sleep desvela que los déficits cognitivos y el bajo rendimiento de las personas que duermen seis horas son muy similares a los de quienes no concilian el sueño durante dos días seguidos.

Para arribar a estos resultados, los investigadores analizaron los patrones de sueño y el comportamiento físico y psicológico de casi un centenar de personas entre 21 y 38 años. Los participantes fueron divididos en cuatro grupos de estudio: uno durmió las ocho horas recomendadas, el segundo descansó seis horas diarias, el tercero tan solo cuatro horas y al último grupo se le privó dormir durante dos días seguidos.

Al cabo de dos semanas los investigadores analizaron los resultados y sus hallazgos fueron sorprendentes. Como esperaban, las personas que habían dormido ocho horas rendían muy bien al día siguiente, sin embargo, quienes solo descansaron seis horas o menos mostraron un mejor rendimiento cognitivo y físico igual al de quienes se vieron privados del sueño durante dos días.

Los resultados no dejaron lugar a dudas: dormir menos de siete u ocho horas al día puede generar numerosos problemas de salud a largo plazo.

Deja un comentario