Consejos para no ceder a la tentación

No es sencillo realizar una dieta. Sin dudas implica gran fuerza de voluntad privarte de todos tus comidas favoritas, y más aún cuando cerca tuyo comen platos tentadores. Para resistior ante los deseos de abandonar la dieta y comer un plato sumamente calórico, te brindamos algunos consejos.

No compres comida de más en el supermercado. Algunas personas, aunque están a dieta, deciden llevar a su casa comidas calóricas con la excusa de que quieren tener algo para agasajar a sus invitados. Esto es una gran tentación y es completamente innecesaria. Si quieres preparar algo especial para tus amigos y familiares hazlo sólo si se da la circunstancia. Además, es recomendable ir a hacer las compras sin tener hambre, puesto que esto lleva a tentarnos más y a comprar cosas que, casi con seguridad, luego terminaremos consumiendo.

Si te invitan a comer, no vayas con el estómago vacío. En ocasiones espciales, nuestros amigos pueden invitarnos a reuniones donde haya mucha comida que no forma parte de nuestra dieta. Una buena alternativa para no perderse el encuentro es comer en nuestra casa antes de asistir un plato light. Así llegaremos saciados al encuentro y la tentación será menor.

Cambia por productos más dietéticos. Si extrañas mucho el helado, puedes tomar un yogurt batido con frutas. Si se te antoja un gaseosa, puedes optar por la opción «light». Las comidas en la dieta, además de tener pocas calorías, debe ser de nuestro agrado.

Come con variedad. Es difícil no odiar las ensaladas si todos los días comemos nada más que lechuga. Las opciones de comidas sanas son muchas y aprovecharlas toda hace que disfrutemos más la dieta.

Date un gusto de vez en cuando. No está mal permitirse una comida calórica de vez en cuando. Sin duda implica ciereta conducta que es más común observar en quienes ya llevan un tiempo haciendo dieta.

Imagen del artículo

Consejos para no ceder a la tentación
  Consejos, Dietas, Perder peso