¿Se pueden comer pastas en la dieta?

Las pastas son una de las comidas preferidas de muchos, pero casi no se incluyen en una dieta debido a su aporte calórico. Sin embargo, esto no debería ser tan estruicto. En primer lugar porque las pastas en si mismas contienen poca grasa, y su contenido casi total es de hidratos de carbono, el principal combustible del cuerpo. Es por ello que un consumo moderado no engorda e incluso puede ser muy  beneficioso, más aún en personas que practican deportes.

De todas formas, muchas personas suman demasiadas calorías con la forma en la que consumen las pastas. Un ejemplo de esto lo vemos a la hora de comerlas con salsas. Algunas personas compran las salsas preparadas, pero estas son hechas con una cantidad considerable de grasa. Lo mejor es prearar una salsa casera con tomates frescos y agregarle condimentos para aumentar su sabor sin necesidad de recurrir al aceite. Cebolla, ajo y orégano son opciones sencillas pero que nos permitirán acompañar nuestas pastas con sabor y pocas calorías. Además de sere menos calórica, una salsa así es mucho más natural.

Otra alternativa para ahorrar calorías es evitar comprar el queso rallado y prepararlo en casa. Podemos elegir un queso dietético bajo en grasa y rallarlo el hierbas o con una procesadora. Además de evitar una buena cantidad de grasa, estaremos incorporando algo más de proteínas al plato, y siempre un plato más completo es mejor.

Finalmente, el pan suele ser un acompañante peligroso de las pastas. Si bien lo mejor es evitarlo, para no excederse con los hidratos de carbono, algunas personas gustan demasiado de incluirlo el día que comen pastas. En ese caso, en lugar de poner una enorme panera en la mesa, puedes contar un par de rebanadas de pan por persona. Y sería recomendable usar un pan integral para aportar fibra.

Imagen del artículo

¿Se pueden comer pastas en la dieta?
  Consejos, Dietas, Salud y belleza