Comer en un plato pequeño: Una estrategia para perder peso

vajillaEn nuestra vida diaria debemos tomar cientos de pequeñas decisiones; muchas de las cuales se toman sin detenernos a pensarlas por mucho tiempo. En este caso el inconsciente se activa y desempeña un papel fundamental para ayudarnos a decidir. En relación con la cantidad de comida y los productos que consumimos la situación no es muy diversa; lo que comemos no depende únicamente de cuánta hambre tengamos sino que también se relaciona con el ambiente en el cual estamos, la iluminación y las cualidades propias de los alimentos como sus aromas, colores o texturas.

Especialistas de la Universidad de Illinois afirman que el 72% de lo que consumimos está determinado por algunos aspectos exteriores al alimento; como puede ser el tamaño de la vajilla y sus formas. Así, estos investigadores están seguros que el simple hecho de cambiar un plato hondo por uno llano nos puede ayudarnos a perder peso porque comeremos hasta un 22% menos.

Para llegar a estas conclusiones, las personas que participaron en el experimento recibieron de manera aleatoria tazones de diferentes tamaños. Asombrosamente, aquellos que recibieron los tazones mayores consumieron el 72% más de helado. Este mismo efecto se apreció al variar el tamaño de las cucharas para servirse, cuando estas eran mayores, las personas consumieron un 14.5% más de alimentos.

Los especialistas afirman que este efecto realmente se debe a una ilusión óptica según la cual subestimamos la cantidad de comida que consumimos si ésta se encuentra en un plato hondo. Lo mismo pasaría con un vaso, si bebemos en un vaso ancho tenemos hasta el 88% más de posibilidades de beber una mayor cantidad de líquido que si usamos un vaso fino. El problema estriba en este caso en que cuando observamos un objeto cilíndrico tendemos a centrarnos más en su altura que en su anchura, por lo que los vasos pequeños y anchos nos hacen pensar que bebemos menos en comparación con los vasos altos y estrechos.

Así, el consejo es muy sencillo: controlar el tamaño de la vajilla podría ayudarnos a perder peso porque actúa como un verdadero regulador del apetito y la sensación de saciedad. Al contrario, aquellos que deseen ganar algunos kilos, deben optar por una vajilla grande.

  Consejos, Dietas, Perder peso, Peso ideal