3 razones para no comer demasiado rápido

comer rápidoLa prisa suele ser una mala compañera, sobre todo cuando se trata de nuestra alimentación. Se ha demostrado que comer demasiado rápido no es un buen hábito para la salud y esto no solo porque nos limita a degustar la comida. Un estudio publicado en la revista Psysiological Behavior encontró que comer demasiado rápido también puede provocar algunos problemas de salud a largo plazo. Te desvelamos algunas de las razones por las que deberías comer más despacio y ser plenamente consciente de tus actos cuando te sientas a la mesa.

¿Por qué no deberías comer demasiado rápido?

1. Estimula tu apetito. Un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition encontró que comer demasiado rápido disminuye nuestra sensación de saciedad, a la vez que aumenta el apetito. Esto se debe a que la velocidad con la que comemos afecta nuestra “memoria episódica”, que es la encargada de enviar la señal de saciedad desde el cerebro hasta el estómago. De esta manera, tardamos más tiempo en sentirnos satisfechos y mientras solemos consumir más alimentos de lo habitual.

2. Suma libras a tu peso corporal. Una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Cambridge desveló que la velocidad con la que comemos también puede incidir en nuestro peso corporal. En práctica, los investigadores demostraron que las personas que comen más rápido son más propensas a comer más y a consumir alimentos más dañinos, por lo que es natural que aumenten de peso con mayor facilidad. De hecho, el estudio encontró una relación estadísticamente significativa entre la velocidad con la que comemos y el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

3. Aumenta el riesgo de problemas gastrointestinales. Cuando comemos demasiado rápido no solo masticamos mal sino que ingerimos demasiado aire en cada bocado. Como resultado ese aire termina en nuestro sistema digestivo y se convierte en el responsable de los molestos gases y la inflamación abdominal de las que a veces somos víctimas. Además, al masticar mal los alimentos las digestiones también se vuelven más lentas y pesadas y, por si fuera poco, también provoca que el cuerpo asimile peor los nutrientes de la comida.

Imagen del artículo

3 razones para no comer demasiado rápido
  Consejos, Estudios