Vinagre de manzana, más que un aderezo

El vinagre de manzana puede ser mucho más que un condimento con una cantidad ínfima de calorías para las ensaladas o preparaciones. De hecho puede convertirse en una muy buena opción, como aderezo, en una dieta para descenso de peso, ya que contribuye con la quema de grasas y genera saciedad, entre otras muchas virtudes nutricionales.

Si bien el vinagre de manzana no quema grasas por sí sólo, si estimula la secreción de enzimas encargadas de la digestión de los lípidos. Es por eso que es más fácil y rápido para el cuerpo eliminarlos.

A su vez, su acidez contribuye a la digestión. Y también es un condimento que ayuda a combatir el estreñimiento, puesto que aumenta el movimiento intestinal. Esto último también ayuda a generar mayor saciedad, lo que conduce a comer menos. Como se aprecia, múltiples beneficios si lo que se quiere es bajar de peso y eliminar grasas.

Pero el vinagre no sólo colabora para mantener regulados los niveles de grasas en el organismo, sino que también arrastra el colesterol y ayuda así a reducir los niveles de de este en la sangre. Y también el vinagre de manzana es altamente recomendable para diabéticos. Es que su consumo reduce en un 25% los niveles de azúcar en la sangre.

El vinagre tiene además un efecto diurético. No obstante, a pesar de que ayuda a eliminar mayor cantidad de líquidos, su alto contenido de potasio evita una carencia de este importante mineral, como así también la deshidratación, que trae aparejada dolores y calambres.

Aunque su cantidad de micronutrientes no se agota en el potasio. El vinagre de manzana aporta además vitamina A -esto hace que sea muy bueno para el cuidado de la piel-, B, fósforo, sodio, zinc, taninos y calcio.

Son muchas las razones, tanto para bajar de peso como para mejorar la salud, por las cuales es bueno consumir vinagre de manzana.

Imagen del artículo

Vinagre de manzana, más que un aderezo
  Consejos, Sin categoría