Truco para bajar de peso: Aprender a resistir las tentaciones alimenticias

Comer manzana¿Prefieres un trozo de pastel o una fruta? Aunque a una buena parte de las personas les agradan las frutas, lo cierto es que un pastel siempre es una tentación si se refiere a una dieta para perder peso. ¿No sería ideal poder ejercitar el control sobre nuestros deseos sin sentir esa molestísima sensación de conflicto?

Una investigación recientemente publicada en la revista Psychological Science brinda un nuevo truco para bajar de peso siguiendo una dieta estricta. En el estudio se afirma que si pasamos todo el día ejercitando el autocontrol, mostraremos una tendencia aún mayor a caer en las tentaciones. Pero todo no está perdido, el autocontrol puede aumentar si pensamos de forma abstracta en nuestros objetivos. En otras palabras, si comprendemos nuestras acciones como pequeños componentes de un proyecto mayor, sin concentrarnos en los pequeños detalles. Así podríamos evitar el “sufrimiento” de resistir ante un pastel.

Pero… ¿cómo se puede pensar en forma abstracta?

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio brindan algunas ideas a partir de un experimento en el cual se preguntaron si el inconsciente podría ayudar en esta tarea. Estos científicos utilizaron un test de asociación implícita para evaluar los pensamientos inconscientes de las personas cuando se encontraban ante la tarea de elegir entre un dulce y una manzana.

El truco se halló en que los participantes, antes de enfrentarse a la elección, fueron conducidos a pensar de forma abstracta o concreta. A un grupo se le pidió que reflexionase sobre el por qué tenemos necesidad de mantener buenas relaciones con las personas (nivel abstracto) mientras que a otro grupo se le pidió que pensase qué cosas podrían hacer para mantener buenas relaciones interpersonales (nivel concreto).

Según los investigadores, no importa el contenido abstracto en el cual se piense ya que una vez que estamos ensimismados en este tipo de razonamiento, aunque cambie el estímulo, la forma de pensar mostrará una tendencia a seguir el razonamiento abstracto o concreto anterior.

Así, al analizar los test de asociación implícita pudo apreciarse que cuando las personas pensaban concretamente también percibían el dulce como una opción más positiva y apetecible mientras que cuando predominaba el pensamiento abstracto sucedía justo lo contrario. 

Finalmente se le brindó a cada participante la oportunidad de ingerir un dulce o una fruta. Como ya podrán presuponer, las personas que fueron inducidas a pensar de forma concreta eligieron la fruta en el 50% de los casos, frente al 76% de las personas que fueron inducidas al pensamiento abstracto. ¡Nada mal para una manipulación tan sencilla!

  Consejos, Dietas, Salud y belleza