Tres errores comunes que cometemos al cuidar la piel del bebé

bebeLa piel del bebé es más delicada que la de los adultos y más vulnerable a todos los agentes externos. Todos los padres son conscientes de ello y por eso extreman las medidas de precaución. Sin embargo, hay veces que se les va la mano y, en el intento de proteger la piel, terminan dañándola. ¿Cuáles son los errores más comunes que cometemos?

1. No utilizar un jabón adecuado. En realidad, los pediatras aún no se ponen de acuerdo sobre si es mejor bañar al bebé con jabón o usando solo el agua. No obstante, lo que si nos indican es que si elegimos un jabón, este debe estar especialmente diseñado para la piel del bebé porque de lo contrario afectamos su pH y se produce sequedad cutánea e incluso puede aparecer una dermatitis.

Lo ideal es apostar por jabones neutros o con un grado muy pequeño de acidez, de esta manera no afectarán la grasa que protege la piel del bebé. Además, se recomienda que estos jabones no sean perfumados ya que los productos químicos que se añaden para darles aroma, pueden irritar la piel.

2. Usar polvos de talco. Si pensamos en el cuidado de la piel del bebé, probablemente el primer producto que acude a nuestra mente son los polvos de talco. Sin embargo, en la actualidad los pediatras no recomiendan su uso porque pueden potenciar la aparición de granulomas o secar demasiado la piel.

Además, si el bebé tiene alguna herida, los polvos de talco pueden empeorar la irritación. Si no los usamos, podemos evitarla inhalación del polvo, un problema bastante común en los niños que puede dar lugar a problemas respiratorios, alergias o enfermedades como el asma.

3. Aplicar demasiada crema protectora para el sol. Todos somos conscientes de la importancia de protegernos de las radiaciones solares, aún más si se trata de la delicada piel de los bebés y los niños pequeños. Sin embargo, los pediatras recomienda que no se usen cremas solares con bebés de menos de seis meses porque su piel aún es muy sensible y las sustancias que contienen estos productos podrían dañarles. Después del primer año, se pueden comenzar a utilizar pero siempre apostando por las cremas que han sido formuladas específicamente para niños.

Imagen del artículo

Tres errores comunes que cometemos al cuidar la piel del bebé
  Consejos, Pediatría