Tratamiento del Síndrome Premenstrual

Tratamiento del Síndrome PremenstrualUn 40% de las mujeres refiere sentir síntomas físicos y psíquicos molestos en el periodo de su ciclo menstrual y aproximadamente un 10% presenta interferencias serias con su vida cotidiana. No obstante, el diagnóstico del Síndrome Premenstrual es complicado debido a la variedad de síntomas que pueden desarrollarse y porque en muchas ocasiones los mismos varían de persona a persona.

Una de las variantes más comunes del Síndrome Premenstrual es el Trastorno Disfórico Premenstrual, en el cual la mujer padece irritabilidad, cambios de humor y un estado depresivo severo en la semana anterior a la menstruación, desapareciendo los síntomas con la aparición del sangrado.

El tratamiento del Síndrome Premenstrual variará en relación con los síntomas que se presenten y siempre deberá estar indicado por un especialista que sea capaz de valorar cada caso de manera particular. No obstante, se aconseja que antes de visitar al médico la mujer lleve un diario donde recoja con precisión los síntomas que experimenta, al menos durante tres meses antes de la consulta.

En muchas ocasiones el tratamiento se basa en un cambio en la dieta alimenticia. Por ejemplo, consumir frutos secos ayuda a mejorar el humor y reduce la ansiedad ya que los mismos aumentan la serotonina. En general se recomienda una dieta rica en frutas y vegetales crudos; disminuir la ingesta de grasas y aumentar el consumo de alimentos que contengan calcio, magnesio, zinc y yodo.  En relación con las vitaminas, aquellas esenciales son la vitamina E, C y la B6.

Otros tratamientos como la fitoterapia se han demostrado particularmente útiles a largo plazo para tratar los síntomas, utilizando fundamentalmente el aceite de Onagra. Las píldoras anticonceptivas e incluso los antidepresivos también son opciones para paliar los síntomas.

Además de los tratamientos convencionales, las mujeres pueden seguir algunos consejos para disminuir la intensidad de los síntomas del Síndrome Premenstrual:

– Evitar en los días previos al sangrado los chocolates, las grasas, la cafeína, las bebidas con gas, los dulces y los alimentos muy salados.

– Hacer ejercicio físico.

– Hidratarse mejor y reducir el estrés.

– Tomar suplementos que contengan vitaminas E, B6 y C.

  Consejos, Enfermedades, Medicamentos