Síntomas de la miastenia grave

Síntomas de la miastenia graveLa miastenia está considerada como una enfermedad rara que afecta entre 100 y 150 personas por un millón de habitantes. La miastenia grave es una patología neuromuscular autoinmune que se evidencia a lo largo de la vida con una serie de brotes y que provoca la pérdida de la fuerza muscular.

Aunque puede afectar a cualquier persona es más frecuente en el género femenino y sobre todo en las edades comprendidas entre los 20 y los 40 años. Al contrario, en el género masculino suele atacar a las personas entre los 50 y los 70 años.

Aunque hoy por hoy no se conocen las causas de la miastenia, se sabe que la misma no es degenerativa, hereditaria ni contagiosa. De hecho, está provocada porque las defensas del cuerpo producen anticuerpos que dañan sus propias células situándose en los receptores de las fibras musculares e impidiendo la transmisión del impulso nervioso que provoca la contracción muscular.

Algunos especialistas culpan al timo, una glándula que desempeña un rol fundamental en el desarrollo del sistema inmunológico y que en las personas con miastenia grave presenta un tamaño anormalmente grande.

Dentro de los síntomas de la miastenia grave más comunes se encuentra la debilidad muscular que no provoca dolor y que resulta fluctuante. Esta debilidad puede tener su inicio en los músculos que rodean los ojos y en el 15% de los casos no ataca otro sistema muscular. Otros síntomas que acompañan la miastenia son: la visión doble y la caída de los párpados.

No obstante, en aquellas personas donde la enfermedad se expande, se provocan afectaciones en la musculatura del cuello, los hombros, las extremidades e incluso los músculos respiratorios. En estos casos se aprecia además dificultades para tragar y hablar e incluso crisis respiratorias. Todo en dependencia del grupo muscular que se encuentre afectado.

Precisamente, debido a las posibles consecuencias que puede acarrear la miastenia; es importante acudir al médico ante los primeros síntomas ya que sólo así se puede detener el avance de la enfermedad.

  Consejos, Enfermedades