Síndrome del latigazo cervical: Sus síntomas, pronóstico y tratamiento

Síndrome del latigazo cervical: Sus síntomas, pronóstico y tratamientoEl esguince o latigazo cervical es una de las problemáticas de salud más comunes entre aquellas personas que han sufrido un accidente de tráfico o cualquier otro traumatismo que pueda haber afectado la zona cervical. Normalmente esta dificultad puede remediarse siguiendo el tratamiento adecuado pero antes de llegar a su eliminación definitiva la persona pasa por un proceso de recuperación que puede ser lento y doloroso.

En específico, el Síndrome del latigazo cervical hace referencia al movimiento repentino de la cabeza hacia atrás, hacia delante o en ambos sentidos. Estos movimientos generalmente provocan lesiones en los músculos, los ligamentos y las articulaciones en la zona del cuello. De esta forma, la persona no sólo experimenta dolor sino que además sus movimientos se encuentran muy limitados.

Dentro de los síntomas más comunes del Síndrome del latigazo cervical se encuentran:

– Dolores en la región de la nuca

– Dolor y/o adormecimiento de las extremidades superiores

– Mareos, vértigo y jaquecas

– Inestabilidad corporal

– Zumbidos o taponamiento de los oidos

– Trastornos visuales como las fotopsias

En los casos más graves se pueden apreciar hernias discales, roturas vertebrales y pequeñas hemorragias internas.

Hablando en términos estadísticos, se refiere que la mitad de las personas que desarrollan el Síndrome del latigazo cervical presenta algunos de estos síntomas al menos durante tres meses. En un 40% de las personas los síntomas se extienden por el periodo de un año y un 10% continúa padeciendo de dolores en la zona cervical durante toda la vida.

En los niños esta problemática adquiere matices aún más graves ya que son usuales las hemorragias internas y las lesiones medulares.

El tratamiento para el Síndrome del latigazo cervical consiste en la inmovilización del cuello mediante un collarín, la ingesta de antiinflamatorios, el reposo en los primeros meses y posteriormente la fisioterapia para fortalecer los grupos musculares dañados.

  Consejos, Enfermedades, Medicina