Silla de oficina ergonómica: ¿Cómo elegirla?

Silla de oficina ergonómica: ¿Cómo elegirla?Según las estadísticas, se conoce que el 85% de los empleados de oficina cerca de los 50 años de edad comienzan a padecer de problemas de espalda asociados al empleo de sillas escasamente útiles para este tipo de trabajo. A pesar de que el empleo de sillas inadecuadas no produce lesiones de manera directa sobre la columna, si pueden provocar una mala postura que con el paso del tiempo ocasiona lesiones en la espalda.

Por tal razón, para la elección de una silla de oficina ergonómica adecuada para el trabajo de mesa durante varias horas es necesario conocer algunos aspectos asociados a la calidad de la silla que facilitan una mejor postura y por lo tanto una óptima salud.

En este sentido es necesario que el asiento de la silla sea regulable y que permita modificar su colocación respecto al respaldo, a la vez que debe ser lo suficientemente ancho como para permitirle al trabajador sentarse en la parte central y conservar aún un espacio suficiente a su alrededor.

De la misma manera, la parte delantera de la silla debe encontrarse ligeramente inclinada hacia debajo, de forma que no oprima la parte posterior de las rodillas ni dificulte la circulación de las piernas. Por otra parte, el respaldo debe ajustarse adecuadamente a la espalda y ofrecerle un apoyo seguro a la zona lumbar de la columna. Debe además ser regulable en relación a la inclinación a la vez que ofrezca firmeza a la espalda del trabajador.

En relación a los apoyabrazos deben mantener una postura cómoda formando un ángulo de 90 grados y que sirva además de apoyo seguro a los codos y antebrazos. Deben ser útiles para facilitar la incorporación del cuerpo y lo suficientemente resistentes como para aguantar el peso de los brazos del trabajador.

En relación a la base de la silla, ésta debe permitir cambiar de postura o desplazarse en el puesto de trabajo, manteniendo siempre puntos de apoyo lo suficientemente estables y seguros como para que sostengan al trabajador. Debe cuidarse además por elegir un tapizado que sea transpirable y que este diseñado para limpiarse fácilmente y para soportar su uso continuado.

  Consejos, Medicina