Si quieres adelgazar, no te acerques a quienes comen

Las tentaciones están por todas partes. Y una de las formas en que más podemos tentarnos a romper nuestra dieta es la de sentarnos al lado de aguien que devora uno de nuestros platos preferidos.
Es muy común que es en este punto donde las dietas flaquean. En un principio, todos tenemos mucha motivaión y nos proponemos seguir el plan alimenticio a rajatabla. Pero cuando alguien se sienta a comer un asado con patatas fritas, un postre super calórico o nuestro refresco favorito, es extremadamente difícil mantenerse firmes (más aún porque casi con seguridad la otra persona, sin darse cuenta, nos ofrecerá sumarnos a compartir con ella la comida).
Es por ello que lo más recomendable es no pasar demasiado tiempo mirando lo que el otro come. Pero claro, no creemos que la dieta debe ser un motivo de asilamiento social. En lugar de dejar de juntarte con los demás, puedes probar algunos de los siguientes consejos.
Una buena alternativa es comer antes que el resto de los comensales en la mesa, de modo que no tendrás tanto apetito y será más fácil vencer la tentación.
También es bueno que te sientes al lado de las personas que menos comen de la mesa (en los grupos suele haber alguien que prefiere comer sano).
En el caso de que ninguna de estas dos opciones sean posibles, deberás aguantar los deseos de comer platos llenos de grasa y calorías y conformarte con tu plato saludable. Pero no pienses en la comida. Trata de conversar sobre otros temas, de modo que tu mente se distraiga. Y, cuando hayas acabado de comer, sal a dar una pequeña caminata en lugar de quedarte haciendo largas sobremesas que te lleven al picoteo.

Imagen del artículo

Si quieres adelgazar, no te acerques a quienes comen
  Consejos, Perder peso