¿Se pueden incluir palomitas de maíz en la dieta?

Algunas personas incluyen a las palomitas de maíz dentro del grupo de «comida chatarra» y piensan que se trata de un alimento poco nutritivo y muy engordante. Sin embargo, esto no es así. Muy por el contrario, se trata de una comida sabrosa y que, preparada correctamente, puede resultar muy buena para la dieta.
En primer lugar, hay que señalar que las palomitas de maíz son cereales integrales, los cuales son muy beneficiosos. Es por ello que al comer palomitas ingerimos buena cantidad de fitonutrientes y fibra.
Entre sus principales micronutrientes debemos destacar la vitamina B y la E, además de aportar un gran número de antioxidantes (principalmente polifenoles). Esto hace que el grano de maíz sea un alimento que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y el cáncer.
Además, las palomitas sin una buena fuente de energía, ya que contienen un 44% de hidratos de carbono complejos. Mientras tanto, el aporte de proteínas es del 6,2%. Y en cuanto a las grasas, un valor aproximado será el del 30%.
Sin embargo, este último valor depende en gran medida de la forma en que se preparen las palomitas. El grano de trigo contiene un pequeño porcentaje (3.8%) de grasas insaturadas. No obstante, el mayor aporte de lípidos viene del aceite usado en su preparación.
Es por eso que lo ideal es preparar las palomitas de maíz en nuestra propia casa. Para esto es recomendable usar poco aceite (preferentemente de oliva, que requiere más tiempo de cocción para convertirse en grasa saturada) y moderar la cantidad de sal (o azúcar para quienes gustan de las palomitas dulces).
Por último, vale decir que al ser un alimento tan voluminoso y con fibra, las palomitas causan gran saciedad. Por supuesto, son una opción mucho más recomendable a la hora de ver una película que chocolate u otros dulces.

Imagen del artículo

¿Se pueden incluir palomitas de maíz en la dieta?
  Consejos, Dietas