Reconociendo los tipos de obesidad

Aquellos que anhelan una figura magra seguramente han notado que las grasa no siempre se acumula en el mismo lugar del cuerpo. En efecto, el tejido adiposo del cuerpo no es de igual espesor en todas partes y se reparte en forma desigual entre hombres y mujeres y según los hábitos y las características de la alimentación. Lo más normal es que esta adiposidad se acumule en zona que de por si ya tienen grasa, llegando en casos e niveles de obesidad que nadie quiere.

Pero, ¿qué hay con esto? No es simplemente una curiosidad estética señalar en que lugar se junta la grasa del cuerpo, sino que puede dar algunos indicios de cual es el principal motivo de dicha acumulación, y en base a ello es posible planear las soluciones.

Cuando la grasa se acumula en la región superior del cuerpo, (cara, hombros, espalda, cuello), se debe por lo general a una sobrealimentación, y en algunos casos a problemas de glándulas suprarrenales. En estos casos debe hacerse hincapié en una alimentación, ya que probablemente la que se lleva a cabo tenga un consumo energético excesivo y se debe optar por una dieta hipocalórica.

Cuando la acumulación se da en la región abdominal, las causas más comunes suelen ser el sedentarismo y un exceso en el consumo de carbohidratos. Esto también puede estar acompañado por hiperinsulinismo (niveles altos de insulina). Por ello, en estos casos debe planificarse con urgencia una rutina de actividad física, y a la vez controlar la ingesta de hidratos de carbono y el índice glucémico de los mismos.

En las mujeres suele ocurrir que la acumulación de grasas se produzca en las caderas. Este fenómeno es de tipo hormonal ginecológico y a veces tiroideo. Y en estos casos se puede encontrar grasa fría. También puede ocurrir en el caso femenino una acumulación de grasa en las extremidades inferiores, los cual puede ser producto de un déficit circulatorio venoso.

En los casos en los que se junte grasa tanto en extremidades inferiores como superiores, la causa suele ser un déficit tanto en la circulación venosa como capilar. Es importante señalar que lo más común es que estos estados se encuentren mezclados, es decir que estos tipos de obesidades acostumbran a ser mixtas.

Si bien el ejercicio físico y la dieta combinados son una recomendación para cualquier situación, reconocer estos parámetros de obesidad ayuda a especificar aún más el plan de acción a seguir para lograr la figura ideal.

Imagen del artículo

Reconociendo los tipos de obesidad
  Consejos, Perder peso, Peso ideal