¿Por qué deberíamos reducir el consumo de cereales en el desayuno?

Corn Flakes

Muchas personas tienen por costumbre consumir cereales en el desayuno. Desde hace décadas los científicos han asumido que son un alimento muy saludable que aporta una cantidad considerable de fibra, así como de minerales y vitaminas. Sin embargo, hace poco los expertos han encontrado que los cereales de desayuno no están exentos de riesgo y que consumidos en exceso pueden resultar dañinos para la salud. Te desvelamos tres grandes riesgos de consumir cereales en el desayuno con desmesura.

Tres riesgos de los cereales en el desayuno

1. Aumentan el riesgo de diabetes. La mayoría de las personas consumen el azúcar añadido a través de los alimentos procesados. Curiosamente, los cereales de desayuno son uno de los alimentos procesados que más se consumen y que más alto contenido en azúcar añadido tienen. De hecho, la mayoría de ellos incluyen el azúcar como segundo o tercer ingrediente. Por tanto, comenzar el día consumiendo cereales de desayuno implica una elevación brusca e instantánea de los niveles de glucosa e insulina en el cuerpo, un problema que está directamente relacionado con el riesgo de padecer diabetes tipo II, enfermedades del corazón y cáncer.

2. Contribuyen al sobrepeso y la obesidad. Muchos de los cereales que consumimos en el desayuno aseguran en su presentación que están confeccionados con granos enteros y que son bajos en grasa. Sin embargo, si echamos un vistazo a la lista de ingredientes comprobaremos que en muchos casos esto no es cierto. De hecho, los cereales de desayuno son una de las mayores fuentes de carbohidratos refinados entre los alimentos procesados. Los carbohidratos refinados no solo son uno de los principales responsables del sobrepeso y obesidad, sino que también se han relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas, cáncer y problemas digestivos.

3. Aumentan el riesgo de padecer asma. Un estudio español presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica asegura que el consumo excesivo de cereales en la niñez aumenta el riesgo de padecer asma en la edad adulta. De hecho, los resultados evidenciaron que el 85% de los niños que habían sido alimentados tempranamente con cereales desarrollaron asma en la adultez en comparación con el 15% de los niños que solo fueron alimentados con leche. La explicación llega de la mano de los antígenos de los cereales, una sustancia similar al polen que aumenta la sensibilidad del organismo infantil, predisponiéndolo a ser más vulnerable a las alergias.

Imagen del artículo

¿Por qué deberíamos reducir el consumo de cereales en el desayuno?
  Consejos