Pautas para una dieta astringente

dieta asringenteEn alguna que otra ocasión todos hemos sido víctimas de las deposiciones continúas (diarrea); problema que para algunas personas que presentan cierta tendencia a la deshidratación puede ser muy serio y que demanda de una solución urgente. Así, ha surgido una dieta astringente, cuyo principal objetivo es acostumbrar paulatinamente el tracto digestivo a los alimentos.

Las deposiciones continuas normalmente son resultado de la acción de algún medicamento o alimento con funciones laxantes o son consecuencia de una infección causadas por algunos virus o bacterias. Sea por una causa o la otra, es importante someterse a una dieta astringente lo antes posible para evitar el decaimiento y la fatiga propias de este problema.

Cuando asumimos una dieta astringente es importante dejarse llevar por una regla de oro: no abusar de la cantidad de los alimentos y consumir líquidos para prevenir la deshidratación.

Durante el primer día de las dietas astringentes normalmente se recomienda solo el consumo de agua, arroz blanco, zanahorias y caldos suaves a los cuales se les pueden añadir los fideos.

El segundo día, si hemos mejorado, podemos pasar a las sopas con vegetales como zanahoria o calabaza; siempre manteniendo el arroz blanco pero incluyendo un poco de pan blanco tostado y jamón York.

Al tercer día, siempre que notemos una mejoría, podemos incluir el yogurt en aras de reponer la flora intestinal y el pollo o el pescado a la plancha.

Debemos tener en cuenta que en ocasiones es preferible tomar agua o sales de rehidratación oral ya que algunos zumos pueden tener el efecto adverso, potenciando las deposiciones ya que irritan el estómago, sobre todo los zumos ácidos.

Independientemente de algunos zumos, existen otros alimentos totalmente prohibidos durante una dieta astringente, estos son:

– Alimentos ricos en fibra que favorecen la deposición, como las verduras, los cereales y algunas frutas.

– Evitar la leche

– Los alimentos ricos en grasas ya que nos puede costar un trabajo considerable poder digerirlas

– Los alimentos con picantes porque irritan la mucosa digestiva

– El café y los zumos (tanto los ácidos como aquellos que son demasiado dulces) porque estas bebidas actúan como estimulantes del reflejo gastro-cólico y facilitan la movilidad intestinal.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza