¿Axilas Perfectas? Es posible.

Nuestras axilas son sin duda alguna, unas de las áreas más delicadas de nuestro cuerpo. Eso es así, ya que es una zona de pliegue del mismo. Por lo tanto, son partes sensibles que requieren más cuidados de lo que pensamos debido a las irritaciones que podemos adquirir, y sobre todo por las infecciones que se producen sino realizamos una correcta depilación en la zona.

Además de las infecciones también podemos sufrir la consecuencia de pelos encarnados si no elegimos el método depilatorio apropiado para las axilas. Una buena opción para las que son propensas a tener pelos encarnados es utilizar depilación láser o someterse semanalmente a una exfoliación suave en esa zona para hacer más sencilla la depilación.

En el caso que prefieras la cera, la depilación alcanzará a ser más limpia y directa. En caso que al finalizar, todavía existe algún pelo en el camino, usa las pinzas. Ten muy presente esto, no apliques inmediatamente desodorantes o cremas con perfume. Recuerda que  al depilarte debes tener especial cuidado con el antes y el después. Por lo tanto, hidratarlas es clave. Y luego que apliques la crema corporal notarás que tus axilas respiran libremente y lucen perfectas.

Agunas prefieren el método de depilación con la cuchilla. Sin embargo, es lo más perjudicial para las axilas. Es una técnica que a la larga, incluso a medio plazo, siempre te hará tener manchas oscuras en las axilas. Estas desagradables sombras en esa zona, también son provocadas cuando se exponen al sol las axilas irritadas. Para eliminarlas hay una gran variedad de productos cosméticos blanqueadores, desde cremas a desodorantes, pero una solución muy efectiva y costosa es la de la luz pulsada intensa que presenta resultados desde la primera sesión.

Imagen del artículo

¿Axilas Perfectas? Es posible.
  Consejos, Salud y belleza