Parkinson y alimentación: Una novedosa relación

Parkinson y alimentación: Una novedosa relaciónLas relaciones entre Parkinson y alimentación podrían ser más profunda de lo que pensamos. Un estudio reciente confirma que la ingestión regular de alimentos ricos en flavonoides podría resultar beneficiosa en la prevención de esta enfermedad que afecta al sistema nervioso central.

La investigación publicada en la revista Neurology analizó los datos de nutrición y salud de casi 50.000 hombres y 80.000 mujeres, que ya habían participado en dos estudios diferentes realizados anteriormente. Así, se apreció que los participantes solían ingerir una gran cantidad de flavonoides, sobre todo a través de alimentos como las bayas, el té, las manzanas, el jugo de naranja y el vino tinto.

Durante los 22 años que duró el estudio, los investigadores también apreciaron que solo 805 de estas personas desarrollaron la enfermedad del Parkinson (específicamente: 438 hombres y 367 mujeres). Al comparar a las personas que ingerían una mayor cantidad de flavonoides en relación con las que consumían menos, se apreció una diferencia estadísticamente significativa, sobre todo entre los hombres.

De hecho, se apreció una reducción del riesgo de padecer Parkinson en un 40% en el sexo masculino. La razón por la cual los flavonoides serían más beneficiosos para los hombres que para las mujeres aún es un misterio.

No obstante, algunos alimentos fueron más beneficiosos que otros. Por ejemplo, en relación al consumo de bayas, se encontró una reducción del 25% del riesgo de padecer Parkinson en ambos sexos pero sólo en las personas que consumían por lo menos dos porciones a la semana. Los investigadores explican que esto se puede deber al efecto de las antocianinas (componente de las bayas) que protegen a las células del daño oxidativo y que por demás pudieran tener una acción antiinflamatoria si se consumen con regularidad.

Obviamente, aún se deberán realizar otros estudios antes de poder afirmar categóricamente que los flavonoides combaten el Parkinson pero, mientras tanto, incorporarlos en la dieta no está de más.

  Consejos, Enfermedades, Estudios