Ni manteca ni margarina: ambas engordan

Es común escuchar que para evitar usar manteca, es recomendable emplear margarina, con el fin de ahorrar calorías y grasas en la dieta. Sin embargo, un análisis nutricional de ambas deja claro que se trata de dos alimentos que no acarrean beneficios para el organismo, sino que por el contrario comprometen la salud y figura.

En cuanto al valor energético, ambos elementos aportan un número similar de calorías, y la mayor parte será proveniente de las grasas. Al ser la manteca un alimento de origen animal y la margarina un alimento vegetal, uno podría suponer que las grasas saturadas solamente estarán presentes en la primera de ellas. En efecto, la manteca está compuesta en su mayor parte por grasas saturadas y ello la convierte en un alimento prohibido para quienes poseen colesterol alto.

Sin embargo, la margarina no aporta únicamente grasas saludables. Esto se debe a que para su elaboración, se la somete a un proceso de hidrogenación parcial, y esto satura gran parte de sus grasas. Es por ello que en la margarina se encuentran grasas trans en una cantidad elevada. Esto hace que la margarina también aumente considerablemente los niveles de colesterol LDL (el denominado colesterol malo) y disminuye los niveles de HDL (colesterol bueno).

Además, la margarina aumenta los riesgos de contraer cáncer y enfermedades coronarias, perjudica la reacción inmunológica del cuerpo y dificulta la regulación de los niveles de insulina en sangre. Ambas, tanto margarina como manteca, son altas en calorías, grasas y peligrosas para el colesterol del cuerpo y deberían ser evitadas.

Es pertinente concluir la comparación destacando algunos aspectos que no se mencionan acerca de la manteca. Si bien no es para nada recomendable incluirla en la dieta, si presenta algunas ventajas con respecto a la margarina ayuda a la absorción de otros nutrientes, tiene un mejor sabor y es rica en calcio y en vitaminas A, E y D. La margarina por su parte no tiene micronutrientes, salvo que le sean agregados en su proceso de elaboración. Es por ello que no hay que dejarse guiar por los mitos y acudir a la información nutricional concreta.

Imagen del artículo

Ni manteca ni margarina: ambas engordan
  Consejos, Dietas, Perder peso