Método anticonceptivo intrauterino y cáncer: Las relaciones ocultas

Método anticonceptivo intrauterino y cáncer: Las relaciones ocultasEl empleo del método anticonceptivo intrauterino ha sido diseñado esencialmente para evitar los embarazos no deseados en la mujer. Los métodos anticonceptivos intrauterinos tradicionales revestidos de cobre y los últimos del mercado revestidos de levonorgestrel, actúan sobre el proceso hormonal y las estructuras internas del sistema reproductor femenino para regular el proceso del embarazo.

Sin embargo, un estudio reciente asevera que los métodos anticonceptivos intrauterinos revestidos de la hormona levonorgestrel pueden incidir además en la evolución del cáncer de endometrio.

Este tipo de tumor es considerado el sexto más común entre las mujeres de todo el mundo y ocasiona cerca del 2,2% de las muertes por cáncer. Por ello, la implementación de un tratamiento efectivo cuando se diagnostica esta patología resulta esencial.

En este sentido, los especialistas por lo general aconsejan una histerectomía donde, mediante una operación quirúrgica, se extirpan el útero y los ovarios. Aunque los resultados generalmente resultan muy satisfactorios y se detiene por completo la enfermedad, con este método la mujer pierde completamente la capacidad de procrear.

En este sentido, investigadores del Instituto Europeo de Oncología en Milán han realizado una investigación orientada a encontrar otro tratamiento eficaz para el cáncer de endometrio y con menores consecuencias para la mujer. Así, analizaron la relación existente entre las mujeres menores de 40 años afectadas por este tipo de cáncer y las que poseían un método anticonceptivo intrauterino revestido de la hormona levonorgestrel.

Además, en el estudio se les aplicó a 39 mujeres seis administraciones mensuales de otra hormona liberadora de gonadotropina durante un periodo de un año. Al cabo de seis meses de investigación, el 95% de las mujeres afectadas por hiperplasia de endometrio atípica se curaron; 57,1% de las que tenían neoplasia en una fase temprana mejoraron mientras que solo en un 28% la enfermedad siguió su curso.

Los especialistas explican que las diferencias en la respuesta ante la enfermedad se debe a factores genéticos pero que la acción de los dispositivos intrauterinos sobre el cáncer de endometrio es positiva y que en el futuro podrían considerarse como un tratamiento alternativo.

  Consejos, Estudios, Medicina