Los síntomas del herpes labial

Los síntomas del herpes labialEl herpes labial es originado por el virus del herpes simple I y para la edad de 20 años, afecta a más de la mitad de la población de los Estados Unidos. Generalmente se manifiesta con llagas dolorosas y desagradables que duran una semana o más y hasta el momento no se conoce una cura que permita su eliminación completa.

Los síntomas del herpes labial se manifiestan prácticamente igual en todas las personas que lo padecen por lo que su diagnóstico resulta muy simple. En su generalidad comienzan con una sensación de hormigueo o prurito en el lugar donde aparecerá la llaga. Luego de algunos días el área se vuelve muy sensible al contacto, el calor y el frío. A medida que aumenta la sensación de hormigueo y picazón, la zona se enrojece hasta provocar dolor.

A medida que crece la llaga se forma una ampolla con forma redonda o irregular que se llena de líquido aumentando paulatinamente su tamaño. De esta forma se incrementa también el dolor en la zona ampollada, un malestar que puede durar de dos a siete días hasta que finalmente de rompe la llaga. La costra de color amarillo o marrón que queda en el área puede durar aún entre dos y siete días más, período en el cual comienza la cicatrización de la llaga hasta que ésta desaparece completamente.

Una vez desaparecida la costra de la zona anteriormente ampollada, el herpes labial ha desaparecido pero solo por el momento. Esta zona generalmente queda igual a como era anterior a la erupción, a no ser en casos extremos de una gran propagación del herpes labial o de una irritación aguda donde la zona queda ligeramente afectada.

En los casos de herpes labial siempre es recomendable asistir a un médico para que evalúe el proceso de evolución de la enfermedad. Sin embargo, en los casos donde existe una propagación grave es indispensable requerir la consulta médica ya que puede deberse a una deficiencia en el sistema inmunitario provocado por una enfermedad subyacente como el VIH o la neumonía.

  Consejos, Enfermedades