Los síntomas de la resaca

Los síntomas de la resacaQuienes beben alcohol con cierta asiduidad o se exceden en algún que otro momento en su consumo, son más propensos a padecer los síntomas de la resaca.

Se conoce que la resaca no es producida exclusivamente por el etanol sino más bien por la combinación de éste con otras sustancias que están presentes en las bebidas alcohólicas, como por ejemplo, el metanol. Así, los efectos suelen ser mucho más severos al ingerir bebidas alcohólicas que han sido adulteradas con metanol u otras sustancias semejantes. De la misma forma, la resaca será más fuerte  si se consumen bebidas oscuras frente a los licores claros.

Por supuesto, los efectos de la resaca están determinados esencialmente por las características fisiológicas de cada persona que hacen que algunos individuos sean más sensibles que otros a los efectos del alcohol, así como por las propiedades de la bebida que se consuma y la cantidad que se beba. En este sentido, también se conoce que la historia personal de consumo de alcohol de la persona es determinante, pues esto establecerá la cantidad de bebida que la persona puede ingerir en un día sin afectar seriamente a su organismo.

Así, la tolerancia se convierte en un factor protector contra la resaca pero también es un factor de riesgo para la aparición de efectos psicológicos y físicos en quienes logran beber grandes cantidades de alcohol con asiduidad.

De esta manera, cuando se superan los límites de alcohol admitidos por el organismo, es usual que aparezcan los síntomas de la resaca. Entre estos es usual la presencia de cefaleas, vómitos, malestar general, ardor en el estómago, anorexia, diarreas, fatigas e incluso temblores. Aunque la manifestación de uno u otro variará en cada persona.

Por lo general, estos síntomas suelen prolongarse durante todo un día e ir disminuyendo paulatinamente hasta desaparecer por completo si no se consume más alcohol.

Imagen del artículo

Los síntomas de la resaca
  Consejos, Enfermedades